02 Folleto Escuela Sabática 3er. Trimestre 2013Miércoles 10 de julio

NUESTRA LIBERTAD

¿Te has preguntado por qué la oración es tan vital? ¿Por qué tenemos que pedir a Dios el Espíritu Santo? ¿No está él dispuesto a darnos su Espíritu?

La respuesta  a estas preguntas se encuentra al comprender el respeto de Dios por nuestra libertad de elección.  Él nos creó con la capacidad de hacer elecciones  morales. Dios está haciendo todo lo que puede  por nosotros y por medio de nosotros antes de que oremos, pero está limitado por nuestras elecciones (Sal. 78:41, 42).

En la oración, reconocemos nuestra dependencia total de Dios y le damos la libertad de intervenir en nuestras vidas. Cuanto más oramos, más reconocemos su suficiencia total. Cuando oramos, su Espíritu Santo prepara nuestros corazones para recibir más de él. Cuanto más oramos, tanto más permitimos que el Espíritu Santo “crucifique” nuestros deseos pecaminosos. En el gran conflicto, la oración le permite a Dios actuar con más poder en nuestras vidas.

Analiza  2 Corintios  10:3 al 5. ¿Cómo definirías la expresión “las armas de nuestra  milicia no son carnales, sino  poderosas en Dios”? ¿Cuáles son esas  armas?  ¿Qué  clase  de  guerra  es  la que  menciona Pablo,  y por qué él  usa  esas  imágenes? ¿Cómo  entendemos la batalla  en  la que  estamos involucrados?

_____________________________________

_____________________________________

_____________________________________

_____________________________________

Como adventistas, entendemos la realidad de la gran controversia entre Cristo y Satanás. Sabemos que es real y que todos estamos involucrados en ella. Solos, no tendríamos esperanza contra Satanás. La única esperanza es nuestra conexión con Jesús, y en el centro de esa conexión está nuestra vida de oración: un arma espiritual para una batalla espiritual, un arma sin la cual ninguno puede  estar. Si Jesús necesitó orar, ¿cuánto más lo necesitamos nosotros?

“Nosotros también debemos destinar momentos especiales para meditar, orar y recibir refrigerio espiritual. No reconocemos debidamente el valor del poder y la eficacia de la oración. La oración y la fe harán lo que ningún poder en la Tierra podrá hacer” (MC 407).

¿De qué maneras has experimentado en tu vida la dura realidad de la gran controversia entre Cristo y Satanás? ¿Cómo te ayudó la oración en esta lucha? ¿Dónde estarías sin ella?

(315)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*