Miércoles 11 de febrero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Una marea de amor

La tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar. Habacuc 2:14.

Uno de los eventos más temidos en las zonas costeras de ciertos países son los tsunamis. Los terremotos, las erupciones volcánicas, las detonaciones nucleares en el fondo del mar y los impactos de meteoritos pueden dar origen a un tsunami. El desplazamiento de enormes cantidades de agua puede llegar a arrasar poblaciones enteras.
La Biblia dice que muy pronto este mundo experimentará un tsunami del amor de Dios. ¿Cómo puede suceder un evento de esta naturaleza? “Mirando a Jesús, vemos que la gloria de nuestro Dios consiste en dar”, y cuando nosotros colaboramos en el plan de Dios, compartiendo su amor, se pone en marcha un fenómeno insólito e insospechado, que crece y crece hasta formar “una marea de amor”: “A través del Hijo amado fluye hacia todos la vida del Padre; a través del Hijo vuelve, en alabanza y gozoso servicio, una marea de amor a la gran Fuente de todo” {El Deseado de todas las gentes, p. 12).
Sí, leíste bien: una “marea de amor”, es decir, un tsunami de amor. La pregunta es: ¿Puedo yo formar parte de esa marea de amor? ¡Por supuesto que sí! ¿A quién te imaginas que Dios espera usar para llenar cada centímetro de este mundo con su profundo amor? Pues ¡a ti y a mí!
Mi madre ha sido una fuente de amor para quienes la han rodeado. Desde que se casó y se fue a vivir a la Ciudad de México, ofreció su casa a familiares que llegaban a la urbe en busca de oportunidades de trabajo. Les brindaba hospedaje y alimento, y los exhortaba a buscar a Dios y asistir a la iglesia. Años después de que esos familiares habían partido a lugares lejanos, les seguía escribiendo para recordarles las palabras del buen Dios y exhortarlos a atender sus mandatos. Para gloria de Dios, varios de ellos hoy viven en Cristo gracias a la influencia de mamá.
Dios necesita nuestras manos para llevar alimento, consuelo, fortaleza y amor a mucha gente. Entrégale al Señor tu vida en servicio al prójimo. ¡Te aseguro que la experiencia será inolvidable! -Gabriela Hernández de Medina.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
www.DevocionMatutina.com

(359)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*