Jehú lo saludó y le dijo: -¿Son buenas tus intenciones hacia mí, como lo son las mías hacia ti? -Así es -respondió Jonadab. -En ese caso, dame la mano -dijo Jehú. 2 Reyes 10:15.
Era triste ver a la pequeña Carina en la cama del hospital y recibiendo suero. Afortunadamente, la mamá estaba al lado y apretaba la mano de la niña. El suero bajaba bien despacito, pero, tibiecita y acostada confortablemente, Carina rápidamente se adormeció. Su mamá se quedó a su lado todo el tiempo. No soltó su mano en ningún momento.
Fue eso que le dio tanta seguridad a la niña.Tres días después, ella estaba en su casa, curada y sintiéndose mucho mejor y más fuerte.
El contacto de una mano amiga siempre tiene mucho significado para nosotros. Más que un símbolo de amistad o de amor, es una prueba de seguridad. El toque y el abrazo alegran y entibian el corazón. Si pudieras ser cariñoso en algún momento hoy, no pierdas esa oportunidad.

Hablemos con Dios
Mi Señor, muéstrame cómo se r bondadoso hoy y, aún más importante, dame una oportunidad de hacer que alguien se sienta mejor. ¡Amén!

(274)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*