Miércoles 14 de enero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Manos de bendición

Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió los dos peces entre todos. Y comieron todos, y se saciaron. Marcos 6:41, 42.

Las manos de una persona nos dicen mucho acerca de ella. Si vemos a un adulto con las manos y las uñas negras, pensamos que es un mecánico. Si alguien tiene manos delicadas, tal vez trabaja en una oficina.
¿Cómo habrán sido las manos de Jesús? Eran fuertes y con dedos gruesos, a causa del trabajo en la carpintería. Sin embargo, la forma en la que Jesús usó sus manos en su ministerio terrenal nos dice mucho de su persona. Las suyas eran manos de bendición.
Luego de haber escuchado durante todo el día a Jesús, una multitud de más de cinco mil personas ya mostraba signos de hambre y cansancio. Jesús quiso alimentarlas para que no regresaran a sus pueblos con hambre. Pero lo único que tenían eran cinco panes y dos peces entregados por un niño. Jesús usó lo que había: tocó los panes con sus manos, los bendijo y se multiplicaron. Él podría haber dicho “que haya pan”, así como lo hizo en la creación; sin embargo, prefirió multiplicar lo que tenía en sus manos. Podría haber creado una mesa llena de manjares, pero no lo hizo. Usó lo poco y sencillo que había. Jesús bendice lo poco y sencillo que tengamos.
Dios está listo para abrir sus manos y darnos su bendición. “Los ojos de todos se posan en ti, y a su tiempo les das su alimento. Abres la mano y sacias con tus favores a todo ser viviente” (Sal. 145:15, 16, NVI). A veces nos cuesta abrir las manos para dar. Pero Dios no es así; con solo abrir su mano puede abrir las compuertas de los cielos y colmarnos de bendiciones, aunque no lo merezcamos.
Sin embargo, para que Jesús bendiga algo, tú tienes que dárselo. Él no habría bendecido los panes si el niño no se los hubiese dado.
¿Qué necesitas hoy de Jesús? ¿Será que necesitas que bendiga tu cuerpo para que recuperes tu salud, o tu matrimonio, o tus finanzas? ¡Entrégaselos hoy, porque las manos de Jesús son manos de bendición!- Nibia Mayer.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
www.DevocionMatutina.com

(530)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment