Devoción Matutina para Adolescentes 2017 | Los beduinos tienen mi ropa de montaña

‘David dedicó todos estos objetos al Señor, junto con el oro y la plata que les había quitado a todas las naciones, […] el Señor le daba la victoria por dondequiera que iba” (1 Crónicas 18:11-13).

Sin darme cuenta, descendí el Monte Sinaí sin mi ropa térmica interior. Cuando mi esposo y yo fuimos a Egipto hace unos años, tuvimos la suerte de poder subir al Sinaí a ver el amanecer. Para llegar a tiempo a la cima, sin embargo, tuvimos que comenzar el ascenso en plena noche y hacía muchísimo frío. Así que me puse varias capas de ropa interna, como calzas y camisetas térmicas de esas de montaña, especiales y carísimas. Pero, a medida que fui subiendo la montaña, me fue dando calor, por eso comencé a quitarme, una por una, las capas internas de ropa que llevaba. Pronto tuve los brazos llenos de camisetas térmicas y pantalones de abrigo.
Cuando llegamos a la cima, dejé en el suelo toda la ropa que me había quitado y comencé a recoger piedras para traerlas de recuerdo y de regalo para mis amigos. Tenía las manos tan llenas de piedras que me olvidé por completo de recoger mi ropa térmica. Me imagino que todavía está allí, o tal vez algún beduino la esté disfrutando. Ojalá sea así, porque yo aún la echo de menos. Sin embargo, no tengo ni idea de dónde están las piedras que recogí. Está claro que tomé una mala decisión allá arriba: me quedé con lo que no tenía valor cuando debí haberme quedado con lo más importante.
El rey David no cometió este error. Él pudo haberse quedado con el oro y la plata que obtuvo tras sus conquistas. ¿Quién no quiere tener oro y plata? Pero David sabía que el oro y la plata no son lo más importante en la vida, y se lo dio a Dios; no solo le devolvió el diezmo, sino que se lo entregó todo. Al fin y al cabo, Dios era quien se lo había dado. ¿Cuál fue el resultado? Que Dios le dio la victoria en cada batalla que emprendió. David era invencible.
Me pregunto a qué te estás aferrando tú. ¿Estás sabiendo quedarte con lo que realmente importa? ¿O desechas lo importante para quedarte con cosas sin valor? Creo que ha llegado el momento de abandonar algunas de esas cosas a las que te aterras y de que te quedes con lo que realmente importa. Lo más importante es tu relación con Jesús. No dejes a Jesús por nada del mundo. MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(50)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*