«El firmamento desapareció como cuando se enrolla un pergamino, y todas las montañas y las islas fueron removidas de su lugar» (Apocalipsis 6:14. NVI).

 Si estuvieras en una isla el día del que está hablando este versículo estarías en serios problemas. Imagínate caminando de lo más feliz y de repente la isla se hunde y desaparece en el océano. ¡A nadar se ha dicho! Pero hay islas que han aparecido y desaparecido en el océano. Son islas volcánicas. A veces los volcanes que están dentro del mar entran en erupción y se acumula lava hasta que se forma una isla. La isla de Hawai es la mayor acumulación de lava volcánica y cenizas del mundo. También ha habido momentos en que algunas pequeñas islas volcánicas se han hundido y desaparecido en el océano. ¡Me alegra no haber estado en ninguna de ellas cuando eso ocurrió!

El versículo de hoy habla del día en que Jesús venga por segunda vez a esta tierra. Montañas e islas completas se hundirán y desaparecerán. Pero nosotros, los que somos sus amigos, no tenemos de qué preocuparnos. De hecho, nosotros ni siquiera estaremos pisando tierra cuando esto ocurra. Estaremos volando sobre las islas que se hunden para encontrarnos con Jesús en el cielo. Nos habremos elevado justo a tiempo.

(264)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*