Corrige a tu hijo mientras aún pueda ser corregido, pero no vayas a matarlo a causa del castigo. Proverbios 19:18.
Me acuerdo que no me gustaba que mis padres me corrigieran. ¡Ah! Estoy segura que tú piensas lo mismo que yo.
¿A quién le gusta ver su error expuesto y corregido? No conozco a nadie que eso le guste. Pero Dios dice que eso es necesario y muy importante. Por eso, acepta la corrección que tus padres te hagan. Eso te ayudará a ser mejor, porque te recordará cómo comportarte. Tú eres muy importante y, como tus padres se preocupan por ti, ellos te muestran cuál es la mejor manera de actuar.

Hablemos con Dios
Señor, ayúdame a obedecer a mis padres y a entender cuando ellos me corrigen. ¡Amén!

(272)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*