Miércoles 20 de noviembre – Devoción Matutina para Mujeres 2013 – Hay luz en la risa

Nuestra boca se llenó de risas; nuestra lengua, de canciones jubilosas. […]
Sí, el Señor ha hecho grandes cosas por nosotros, y eso nos llena de alegría. Salmo 126:2-3

La risa es la ventana por la que permitimos que se asome la alegría. El psicoanalista Sigmund Freud sostenía que la risa ayudaba a la gente a liberar la energía negativa. En forma parecida, en la antigua China, muchos se reunían en templos para celebrar sesiones de risoterapia con el fin de equilibrar su salud. Se asegura que una carcajada de alegría libera hormonas asociadas al placer, algo que estimula un estado de bienestar general.
La mejor manera de lidiar con las tensiones y el estrés consiste en adornar nuestra vida con chispazos de una alegría expresada mediante la risa. El buen humor puede actuar de igual manera como un amortiguador frente a los golpes que recibimos en el diario vivir. Por supuesto, no me refiero a la risa relacionada a las burlas o a la ironía. Esa es una risa con la que muchos intentan disfrazar su estado de ánimo. Tampoco tomemos en cuenta aquella que nos provocan los chistes malsanos, o cuando nos reímos al ridiculizar a otros.
La risa de Sara, cuando escuchó al ángel anunciar el nacimiento de su hijo Isaac, al parecer no fue motivada por la alegría, sino más bien una reacción vinculada a la incredulidad, ya que ella se consideraba demasiado entrada en años para que la promesa se cumpliera. Sara exclamó: “¿Acaso voy a tener este placer, ahora que ya estoy consumida y mi esposo es tan viejo?” (Gén. 18:12).
La risa que proviene de un gozo genuino no solo provee bienestar físico y emocional, sino que también constituye una alabanza al Señor, una señal de que agradecemos todas las bendiciones que él nos prodiga. Declaramos nuestra gratitud por la gracia y misericordia con que nos rodea a través de sus hermosas promesas.
Esa risa es lo mismo que experimentar el gozo del Señor, y constituye además una demostración de la presencia del Espíritu Santo en nuestros corazones. Sentir el gozo del Señor no es una experiencia esporádica; es un estado continuo de bienestar que rodea a las hijas de Dios.
Los rostros sombríos y mustios apagan la luz de la felicidad y esparcen tinieblas a su alrededor. Hoy es un buen día para reír, para que nuestro rostro se vea hermoso con una sonrisa. Para mostrar al mundo el gozo anticipado que nos espera en el Reino de los cielos.

LECTURAS DEVOCIONALES PARA LA MUJER
ALIENTO PARA CADA DÍA
Por: Erna Alvarado
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(500)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*