Miércoles 25 de febrero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | El triunfo del amor no correspondido

Fuerte es como la muerte el amor. Cantares 8:6.

Entre las vivencias más desdichadas se haya la del amor no correspondido.
Cuando el amor carece de reciprocidad, el afecto se recluye en el amante, como un fuego consumidor, donde los suspiros se pierden en el olvido.
Este fue el caso de Lea. La historia bíblica narra que Lea era la hija mayor de Labán, que por engaño fue dada al patriarca Jacob en lugar de Raquel, a quien Jacob amaba y por la que había servido siete años (ver Gén. 29:15-29). El drama que vivió Lea durante décadas se evidencia en el nacimiento de sus vástagos. Puso en cada uno de sus hijos su esperanza en conseguir el amor y el reconocimiento de su esposo. Al primer hijo, le dio por “nombre Rubén, porque dijo: Ha mirado Jehová mi aflicción; ahora, por tanto, me amará mi marido” (Gén. 29:32). Sin embargo, su anhelo sufrió una nueva frustración. Nuevamente consiguió quedar embarazada, vaya a saber bajo qué humillantes condiciones establecidas por su rival (ver Gén. 29:14-16). Nació Simeón, exclamando: “Por cuanto oyó Jehová que yo era menospreciada, me ha dado también éste” (vers. 33).
Pero en el caso de Lea, se cumplió aquello de que el amor todo lo puede. Luchó para conservar el amor por su esposo, hasta que logró alcanzar lo que siempre había anhelado. Raquel tuvo un mal parto y falleció cuando nació su hijo Benjamín (Gén. 35:16-20). Aunque no hay registros del matrimonio posterior a ese evento, seguramente Lea pudo disfrutar del amor de su esposo en sus últimos años de vida. “Lea debe haber sido una mujer piadosa, una esposa consagrada y una madre fiel”, reflexiona el Comentario bíblico adventista (t. 1, p. 401). “La excelencia de carácter de Lea, tanto como su sinceridad y piedad, finalmente produjeron un cambio en la actitud de Jacob hacia ella (Ibid, p. 402; Gén. 31:4, 14)”.
Un hecho muy significativo, según la narración bíblica, son las últimas palabras de Jacob. Le pidió a José que lo sepultara “en la cueva que está en el campo de Macpela” (Gén. 31:30), y agregó: “Allí sepultaron a Abraham y a Sara su mujer; allí sepultaron a Isaac y a Rebeca su mujer; allí también sepulté yo a Lea” (Gén. 49:31).-Florencia Benech Dreher.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
www.DevocionMatutina.com

(279)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*