Miércoles 26 de febrero  – Devoción Matutina para Mujeres 2014  – Dios cuida de nosotros

“En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque sólo tú, Jehová, me haces vivir confiado”. Salmo 4:8.

Una noche fría y oscura de 1984 esperábamos la reposición del fluido eléctrico, reunidos en la sala, haciendo nuestro culto vespertino. Como la luz tardaba en volver, los niños se fueron a descansar y yo quedé leyendo recostada sobre mi cama, bajo la débil luz de una vela que había puesto sobre el velador.
Sin darme cuenta, me dormí profundamente. Parecía estar soñando cuando escuché la voz de mi Padre celestial que me decía: “Hija, el incendio ha sido voraz, la sementera fue arrasada totalmente”. Me incorporé de un salto y percibí el olor a humo, a material quemado. Encendí la linterna, eran las 3:00.
Lo peor de todo es que no era un sueño, sino una terrible verdad, ¡la casa se estaba quemando! La alfombra del dormitorio ardía lentamente y las cobijas de mi cama estaban muy cerca de las llamas… ¡a punto de ser devoradas por el fuego!
Rápidamente, pudimos apagar el fuego y evitar una desgracia mayor.
¡Cuán amoroso es nuestro Padre celestial! Él nos alerta del peligro, cuida de nuestra vida y nos hace sentir su amor infinito. Estoy segura de que Dios envió a mi ángel guardián para hacerme saber del peligro que amenazaba mi vida y la de mis hijos al despertarme con la voz inconfundible de mi Padre celestial. En su Palabra, él nos asegura: “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Sal. 34:7).
Apreciada amiga, así como en el pasado Dios libró de las llamas del horno ardiente a los fieles amigos de Daniel, Sadrac, Mesac y Abednego, por no reverenciar a Nabucodonosor inclinándose ante su estatua, sino adorar, servir y obedecer al único Dios verdadero, hoy nos librará a nosotras de todo mal y peligro, si nos entregamos a él.
Nuestro omnisapiente Padre cuida de cada una de sus criaturas porque somos valiosas, compradas con su sangre preciosa. En él tenemos libertad, seguridad y gratuita salvación. Solo nos pide que le entreguemos nuestro corazón, miremos sus caminos y hagamos su voluntad.
Escucha su voz, búscalo en oración, pasa un tiempo cada día meditando en su Palabra, alaba su nombre, porque “solo en Jehová puedes vivir confiada”.

Hilda Aliaga Velásquez, Bolivia

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(754)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*