Miércoles 28 de octubre 2015 | Devoción Matutina para Jóvenes 2015 | Honra y cuida a tus ancianos

Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová. Levítico 19:32.

Nos cuidaron día y noche cuando éramos recién nacidos, cuando éramos niños y aun hasta cuando dejamos el hogar de origen para formar nuestro propio nuevo hogar. Pasaron noches en vela preocupados por nosotros, cuando teníamos fiebre o algún dolor de muelas. Y también, cuando logramos nuestra independencia y llegábamos tarde a casa, nos esperaban despiertos hasta que se aseguraban de que estuviéramos nuevamente a salvo en el hogar.
Nos criaron, y nos vieron crecer y embellecernos “a fuerza de arrugas”* por parte de ellos. Pero el tiempo no los perdonó, y ya no son los seres fuertes de ayer. Su espalda se ha encorvado; sus facciones, antes tensas y firmes, se han ido cayendo, desfigurando su rostro hermoso de antaño para dar lugar a una sucesión innumerable de arrugas, bolsas en los ojos y manchas en la piel. Sus párpados se han caído, y aquellos ojos antes grandes, brillantes y penetrantes han dado paso a las cataratas.
Su paso ya no es firme y elástico, sino irregular, torpe y pausado. Sus manos ya no son tan fuertes, sino trémulas. Su hablar ya no es tan penetrante, ágil y sonoro, y su oído ya no les permiten entenderte cada palabra que pronuncias, y ante tu impaciencia te piden que les repitas nuevamente lo que les acabas de decir.
Además, muchos los consideran una molestia, y rápidamente, como un simple trámite, los colocan en asilos de ancianos que, aunque muchos son de una calidad encomiable, no dejan de ser “cementerios de elefantes”, lejos del afecto y la contención de la familia. ¿No merecen ellos que les retribuyamos tanto “derroche” de amor y sacrificio que han hecho por nosotros durante nuestros años de indefensión, cuando más los necesitábamos, en vez de abandonarlos a su suerte, dejando que se mueran lentamente (y a veces no tanto) de inanición emocional?
Si tienes la gran bendición de contar con tus padres, o con tus abuelos, y estos ya son ancianos, no dejes de darles, como nos pide el texto de hoy, la honra, el respeto, el amor y el cuidado que merecen, y necesitan.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2015
EL TESORO ESCONDIDO
Un encuentro con Dios en tu juventud
Por: Pablo M. Claverie
Lecturas devocionales para jóvenes 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(240)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*