El Señor es, con los que le honran, tan tierno como un padre con sus hijos. Salmo 103:13.
Cuando papá llegó a casa, Carolina enseguida se entristeció pensando que alguna cosa estaba mal, porque el papá nunca venía a la casa al mediodía, pues trabajaba muchas horas y con un horario continuo. Él parecía triste y la llamó. La puso en su regazo y le dijo que el abuelito estaba muy enfermo, en el hospital. Carolina no entendió muy bien lo que eso quería decir, pero percibió que el asunto era serio, porque notó una lágrima corriendo por el rostro de! papá. Ella nunca había visto a
su papá llorando antes de eso. Entonces, ella lloró también. El papá la abrazó con mucho cariño. Ella sabía que alguna cosa mala estaba sucediendo en la familia, pero estaría protegida por su papá.
Dios también es un Padre amoroso. Quizás puedan sucederte cosas tristes, pero siempre estarás bien protegido si cuentas con Dios, el buen Padre Celestial.

Hablemos con Dios
Cariñoso Dios, cuando me sucedan cosas malas, ayúdame a sentir el consuelo de tu abrazo. ¡Amén!

(287)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*