Miércoles 29 de enero – Devoción Matutina para Menores 2014 — No son cosas de niños

«Evita que te desprecien por ser joven; más bien debes ser un ejemplo para los creyentes en tu modo de hablar y de portarte, y en amor, fe y pureza de vida» (1 Timoteo 4: 12).

¿Alguna vez te has sentido pequeño e insignificante? ¿Has pensado en las grandes cosas que harás cuando seas mayor? Algunas personas piensan que hay que crecer y alcanzar una edad mágica, tal vez veintiún años, veinticinco, treinta y cinco o cuarenta, para hacer algo significativo. ¡Mentira!
A los quince años, Louis Braille inventó el alfabeto Braille para ciegos. Philo Farsnworth, de dieciséis años, descubrió los principios básicos de la televisión. Dios le dio a Elena Harmon su primera visión a los diecisiete años. A los trece, Marjorie Gestring obtuvo una medalla de oro olímpica en salto de trampolín. Georgia Thompson, con quince años, se convirtió en la primera mujer en lanzarse en paracaídas. Nadia Comaneci, una rumana de catorce años, acaparó los titulares del mundo al lograr siete calificaciones de diez puntos en los Juegos Olímpicos. Stevie Wonder nació ciego, pero escribió y grabó un éxito musical a los doce años.
Durante la Guerra Civil estadounidense, estudiantes adolescentes de una academia militar de Virginia mantuvieron a raya al Ejército de la Unión, hasta que un regimiento de tropas del Sur llegó, evitando así que el Norte se apoderara del valle Shenandoah. ¿Cosas de niños? ¡Para nada! Cada una de las personas que he mencionado son grandes triunfadores que resultaban ser sumamente jóvenes cuando alcanzaron el éxito.
Probablemente tú no eres un atleta como Nadia, un científico como Philo, ni un músico excepcional como Stevie Wonder. Quizá no tengas la mitad de la valentía de Georgia. Pero no importa. Me gustaría presentarte a otro adolescente excepcional llamado Timoteo. Sean cuales sean tus talentos, tú puedes ser como él. El apóstol Pablo le pidió que no dejara que la gente lo despreciara por ser joven, y que fuera un ejemplo para la iglesia en su manera de hablar, su conducta, su amor, su fe, y en mantenerse puro; cualidades que nosotros también podemos recibir de parte de Dios. ¿Recuerdas el versículo que dice: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Filipenses 4: 13, RV95)?
Al igual que Timoteo, tus años de adolescencia pueden ser los mejores de tu vida si decides permitir que Cristo te fortalezca. ¿Cuántos personajes de la Biblia y pioneros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día puedes nombrar, que hayan sido adolescentes y vencedores?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(284)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*