Miércoles 29 de enero – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – Como barro en manos del alfarero

“He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano”. Jeremías 18:6.
Como el alfarero trabaja la arcilla húmeda transformando el barro en preciosas vasijas, así trabaja Dios en nuestra vida y en nuestro hogar, siempre que se lo permitamos y se lo pidamos.
Diariamente estamos aprendiendo a amar. Valorar el vínculo en el matrimonio nos lleva a mantener viva la relación en lugar de extinguirla o menospreciarla. Un vínculo fuerte produce un matrimonio duradero, y la calidad del amor tiene mucho que ver en este vínculo.
Cuando los problemas aparecen en una relación de amor fortalecido, toda crisis se ve como oportunidad de crecimiento. Los esposos que se han unido con la bendición de Dios, a pesar de ser un “tú” y un “yo”, se han transformado en un “nosotros” sin perder su individualidad. Están unidos en alma y cuerpo, en sentimientos y pensamientos como señal de un amor profundo y maduro. Un amor benevolente, tolerante, amante y compasivo nos hace ver lo mejor del otro, aceptarlo y respetarlo tal cual es.
Trabajar el vínculo matrimonial implica no huir de los problemas y conflictos, sino pedir al Espíritu Santo sabiduría y amor para resolverlos en un reencuentro diario, un reenamoramiento, una reelección. Las diferencias entre los cónyuges no deberían desplazar la reconciliación, pues esta hace que el amor sea un amor ágape, bondadoso, generoso, pacífico y dadivoso.
Todo esfuerzo por mantener la unidad, la paz y el amor encendido valdrá la pena porque se revertirá en felicidad dentro del hogar.
Si el amor es un árbitro en nuestra vida, quedará sellada la armonía del hogar, la solidez de la familia y será restaurada la imagen del matrimonio que el pecado mancilló y casi borró.
Fuimos hechos a su imagen y semejanza desde el mismo principio. El apóstol Pablo afirma: “Porque a los que antes conoció también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo” (Rom. 8:29).
Y su Hijo “es la imagen del Dios invisible” (Col. 1:15) y creador de todas las cosas, incluidas nosotras y nuestro matrimonio. Permitamos hoy que el Alfarero nos tome entre sus manos y nos dé forma. Seguramente será la mejor forma.

María del Pilar Calle de Hengen, Uruguay

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(498)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*