Miércoles 3 de febrero 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | Todo por un guiso rojo

Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura. Génesis 25:34.

A medida que Esaú y Jacob crecían, sus padres comenzaron a hacer diferencias. Isaac amaba a su primogénito. Esaú no solo le traía carne de venado para comer sino, también hacía que la vida, para el calmo patriarca, fuera mucho más interesante con historias de caza.
Rebeca, sin embargo, favorecía a Jacob. La ocasional amabilidad que Esaú le mostraba nunca se equiparaba con el amor constante que Jacob manifestaba. Y Esaú era siempre tan ruidoso por todo, mientras que los buenos modales y la forma de ser tranquila de Jacob eran más atractivos para la dulce madre. Más y más Rebeca podía ver por qué el ángel le había dicho que el hijo más joven heredaría la primogenitura.
A ambos muchachos se les había enseñado el significado de la primogenitura, pero Esaú nunca pareció interesado. Oh, no es que no le importara tener el doble de las pertenencias de su padre cuando el anciano muriera. Esa parte de la herencia estaba bien. Pero poseer la primogenitura también significaba ser el líder espiritual de toda la familia. “¡No me podría importar menos!”, diría.
Pero, Jacob no podía sacar de su mente la primogenitura. Día y noche pensaba en ella. Sin embargo, sus motivos eran todos malos. Era como mucha gente de hoy que habla de los asuntos de la iglesia y ama las actividades eclesiásticas pero, de hecho, nunca sigue a Jesús. Jacob no podía esperar a Dios para recibir la primogenitura. Diseñó y planeó por sí mismo.
Entonces un día, mientras estaba ayudando a cocinar, vio su oportunidad. Esaú llegó a la casa caminando fatigosamente, agotado por una larga cacería, y cayó dormido, completamente exhausto. El aroma de lentejas, arroz, ajo, cebollas y aceite de oliva hirviendo en la olla fue demasiado para él. Se le empezó a hacer agua la boca.
“Estoy muy débil”, suspiró. “Dame algo de guiso”.
La mente de Jacob corrió a máxima velocidad. “Puedo darte un tazón si me vendes tu primogenitura”. Estoy seguro de que los siervos que estaban ayudando con la comida se detuvieron un momento y escucharon atentamente.
“Seguro. ¿Por qué no?”, respondió Esaú.
“¿Qué de bueno tiene mi primogenitnra si estoy muerto de hambre?”
Más tarde, Jacob se arrepintió de haber hecho tal trato. Esaú lo lamentaba también, pero solo por las consecuencias. Todavía menospreciaba el aspecto espiritual de la primogenitura. Esta es la razón de por la que la Biblia lo llama hombre “profano” (Hebreos 12:16). ¡Fue capaz de vender su futuro por un tazón de guiso de lentejas!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(164)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*