Miércoles 31 de diciembre | Devoción Matutina para Menores 2014 | Saltando hacia lo desconocido

«Con mi Dios puedo escalar cualquier muro» (2 Samuel 22: 30, NTV).

Quizá no hayas pensado en ello, pero hoy a medianoche darás un salto desde 2014 hacia 2015. De vez en cuando, ¿sientes miedo por lo que puede traer el nuevo año? Probablemente tienes ansias de alcanzar una edad que te permita hacer lo que quieres. Pero ¿no deseas, cada tanto, poder seguir siendo niño? Quizá con todos los cambios físicos por los que estás pasando sientes como si tu cuerpo te traicionara, obligándote a ser una persona diferente; y eso asusta. Quizás en 2015 te mudarás a una nueva casa, o cambiarás de escuela, o tendrás que aceptar la pérdida de algún miembro de tu familia o acostumbrarte a la llegada de uno nuevo, y te estás preguntando cómo harás para lidiar con semejante cambio, con ese salto hacia lo desconocido.
Muchos de nosotros somos más fuertes de lo que imaginamos. Tenemos una fortaleza interior que se manifiesta cuando hay problemas. Nuestra voluntad es más importante que la habilidad. Por ejemplo: dos hombres están trabajando en el arreglo de un auto. Mientras uno está debajo, el gato falla y el auto se cae. De repente, su compañero se encuentra levantando él solo el auto para rescatar a su amigo de morir aplastado. ¿De dónde sacó la fuerza?
Seguramente estás al tanto de cuáles son las fortalezas y debilidades que se manifiestan en tu día a día. Sabes cuan alto puedes saltar, cuan rápido eres capaz de correr o cuan valiente te sientes. Aunque también hay momentos en los que sientes que ya no tienes energías, estás asustado, solo y tu fortaleza interior pareciera haberse evaporado. Es precisamente ahí cuando más poder tienes; es en ese momento, cuando más débil te sientes, que Jesús puede darte la mayor de las fuerzas.
Cuando pides fortaleza a Dios, no hay muro que no puedas escalar, ni problema que no puedas resolver, no hay enemigo tan fuerte que no puedas vencer.
Con Jesús a tu lado, es posible alcanzar tus metas, tus sueños pueden hacerse realidad y puedes superar cualquier temor. Así que no tengas miedo al futuro. Anímate a vivir este nuevo año. Prepárate para dar el salto hacia el emocionante mundo de mañana. Nada puede detenerlos a ti y a Cristo. Sigue adelante, da todo de ti. Ve en busca de tus sueños.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
www.DevocionMatutina.com

(301)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*