02 Folleto Escuela Sabática 3er. Trimestre 2013Miércoles 31 de julio

SENSIBILIDAD AL LLAMADO DEL ESPÍRITU

A lo largo de todo su ministerio, Pablo fue guiado por el Espíritu, convencido por el Espíritu, instruido por el Espíritu, y recibió poder  por el Espíritu. En su defensa ante el rey Agripa, describió la visión celestial en el camino a Damasco. Luego, testificó que el propósito de su ministerio tanto a los judíos como a los gentiles era “para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados  y herencia entre los santificados” (Hech. 26:18).

A la luz de la conducción del Espíritu Santo, ¿qué es importante acerca de la respuesta de Pablo  a su visión del  camino a Damasco?  Contrasta  la respuesta de Pablo  al llamado del Espíritu Santo con la respuesta del rey Agripa. Hech.  26:19-32.

___________________________________

___________________________________

___________________________________

En contraste directo con Pablo, el rey Agripa no cedió al poder convincente del Espíritu Santo. Su propia autosuficiencia y sus deseos egoístas estaban en conflicto con los impulsos del Espíritu que lo animaban a una nueva vida en Cristo.

Jesús lo afirmó claramente: “Aún por un poco está la luz entre vosotros; andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va. Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz” (Juan 12:35, 36).

Al seguir obedientes a la conducción del Espíritu Santo y caminar a la luz de la verdad de Dios, él revelará continuamente más luz y verdad. De igual manera, cuanto  más alejemos las insinuaciones  del Espíritu Santo y tanto más lo resistamos, más duro se pondrá nuestro corazón.

“Por poco me persuades a ser cristiano” (Hech.  26:28). Estas  son algunas  de las palabras más conmovedoras, poderosas y tristes  de toda la Biblia. ¿De qué maneras podemos  estar  en peligro de abrigar una actitud similar? Por ejemplo,

¿de  qué  forma  el  hacer  concesiones en  nuestro  caminar  con  Dios revela  el mismo principio  que se ve en las palabras de Agripa?

(352)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*