Miércoles 5 de febrero – Devoción Matutina para Jóvenes 2014 – Faraón

Pero el faraón contestó: ¿Y quién es “el Señor”, para que yo le obedezca y deje ir a los israelitas? Ni conozco al Señor, ni tampoco voy a dejar ir a los israelitas. Éxodo 5:2.

EI pecado nos hace ser testarudos. Estamos frente a frente con Dios, sabemos que nos está hablando, que nos está buscando y que nos quiere abrazar. Pero nos damos vuelta, miramos hacia otro lado y seguimos haciendo lo que nos da la gana, aunque sepamos que vamos a terminar mal.
El faraón, un “modelo de cabeza dura”, murió creyendo que valía la pena enfrentar al Dios de Israel, quien le había demostrado desde la primera conversación a través de Moisés y de Aarón- que tenía todo el poder y toda la autoridad.
Faraón conocía a Moisés, pero no conocía al Dios de Moisés.
Diez opciones, diez posibilidades, diez maneras de demostrar quién era el Todopoderoso, y que no estaba jugando. Él quería liberar a su pueblo y lo iba a hacer, sin importar la posición que adoptara el faraón. Y siempre adoptó la postura equivocada.
El faraón miente, promete y no cumple, complica, intenta negociar lo que es innegociable. Es castigado duramente, y no se da por vencido. Muere su primogénito. Libera al pueblo. Actúa, por el dolor, con cierto grado de sensatez.
Pero es tan “cabeza dura” que no consigue dar dos pasos correctos.
Sale a perseguir a los exesclavos. Ve los últimos prodigios divinos en sucesión asombrosa. La nube se hace oscuridad para ellos. Ve al pueblo caminar por el medio del mar. Ve a su ejército tener problemas en el mismo lugar en que los esclavos habían pasado sin dificultades. Ve desmoronarse las columnas de agua sobre su ejército. A pesar de todo, sigue -como buen cabeza dura — con su plan marcado para la ruina.
El ser humano del siglo XXI actúa de la misma manera: no reconoce a Dios; nos sentimos los faraones de nuestras existencias; y delante del Mar Rojo de la vida el mismo Dios de Israel nos vuelve a mostrar, vez tras vez, su poder, su misericordia, su amor, sus deseos de salvarnos. Como el faraón, muchas veces, seguimos detrás de nuestras convicciones, sabiendo que vamos a terminar enterrados en un mar de dificultades, problemas y sinsabores.
No sabemos -ni tenemos fuerza- para cambiar. Quien tiene el poder, es Aquel que te está llamando hoy.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2014
365 vidas
Por: Milton Bentancor
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(435)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*