Miércoles 7 de diciembre 2016 | Devoción Matutina para Jóvenes 2016 | La diferencia entre Dios y el César


“No hay otro Dios como tú, porque tú perdonas la maldad y olvidas las rebeliones” (Miqueas 7:18).

Al pobre Publio Ovidio no pudo pasarle nada peor: tener problemas con el César. Por haber escrito algunas cosas que no cayeron bien en los oídos del emperador Octavio Augusto, Ovidio fue exiliado a la ciudad de Tomis, en la remota Rumania. Desde allí escribió a varios amigos para que intercedieran por él ante el emperador. Finalmente, escribió su obra Las tristezas, que no es más que un canto a la nostalgia, al dolor, al fracaso que le proporcionó el exilio. En Las tristezas Ovidio le pide perdón a Octavio. Lee atentamente las palabras que le escribió al emperador:
“Te suplico, ¡oh clementísimo César!, que leyendo mis versos depongas tu rencor. Confieso que es legítimo; no niego que lo merecí; el pudor no huyó hasta ese punto de mis labios; pero sin mi falta, ¿qué merced podrías otorgarme? Mi culpa te ha dado motivo para el perdón”.
¿Sabes qué hizo el César? No lo perdonó y Ovidio pasó el resto de su vida en el destierro.
Cuán distinto es Dios. Le hemos ofendido una y otra vez. Hemos pecado vez tras vez. Le fallamos continuamente. Sin embargo, a diferencia de Augusto, Dios siempre estará presto para perdonarnos todas las veces que acudamos a él y reconozcamos nuestros delitos y pecados. Moisés declaró que Dios “por mil generaciones se mantiene fiel en su amor y perdona la maldad, la rebeldía y el pecado” (Exodo 34:7). El Salmista dijo: “Pero te confesé sin reservas mi pecado y mi maldad; decidí confesarte mis pecados, y tú, Señor, los perdonaste” (Salmo 32:5). El profeta Miqueas no se quedó atrás y exclamó: “No hay otro Dios como tú, porque tú perdonas la maldad y olvidas las rebeliones” (Miqueas 7:18). Dice Elena de White que “cuando veas la enormidad del pecado, cuando te veas como eres en realidad, no te entregues a la desesperación, pues es a los pecadores a quienes Cristo vino a salvar” (El camino a Cristo, cap. 3, p. 52).
Parafraseando a Ovidio podría decirte: “Tu pecado le ha dado a Dios la oportunidad que él necesitaba para poder perdonarte”. “Hijitos, les escribo a ustedes porque Dios, gracias a Jesucristo, les ha perdonado sus pecados” (1 Juan 2:12).
#PerdónDivino #DiosPerdona

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2016
#VisitaMiMuro
Por: J. Vladimir Polanco
Lecturas devocionales para jóvenes 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

(195)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*