HBOOK007-pequeños800Pero nadie ha podido dominar la lengua. Es un mal que no se deja dominar y que está lleno de veneno mortal. Santiago 3:8.

Cuando alguien se lastima físicamente, duele. Después de un tiempo, las heridas se cicatrizan y se sanan.

Cuando alguien hiere los sentimientos de otro, ofendiendo con palabras, también duele, pero hay una diferencia. La persona no se olvida tan rápidamente, pues esa clase de “herida” puede permanecer abierta por mucho tiempo.

Romina y Vanesa son vecinas y, además, amigas. Un día, Romina habló mal de Vanesa y dejaron de ser amigas.

Es muy difícil perdonar a las personas que hablan mal de la gente, por eso, Dios desea que todos nos cuidemos al hablar.

¿Has visto cómo la lengua puede dañar las amistades? Muchas veces, sin querer, tú también puedes terminar hablando algo desagradable con respeto a alguien.

Hay una frase que dice: “Si no tienes nada bueno para decir de alguien, no digas nada”. ¡Qué gran verdad es esto!

 

Hablemos con Dios

Querido Dios, ayúdame a controlar mi lengua, para que hable solamente buenas cosas de los demás. ¡Amén!.

 

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web Oficial: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

(336)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*