Miércoles 9 de abril – Devoción Matutina para Menores 2014 — El día de la oreja de Jenkins

«¿Tienen ojos y no ven, y oídos y no oyen?» (Marcos 8: 18).

Hace más de doscientos ochenta años, piratas españoles saquearon un navío inglés que llevaba un tesoro. Durante la batalla, un pirata español le cortó la oreja al capitán inglés Robert Jenkins. Cuando la noticia llegó a Inglaterra, le declararon la guerra a España. Esta guerra pasó a la historia como la Guerra de la Oreja de Jenkins.
Se parece un poco al relato bíblico de Pedro y el soldado romano, ¿verdad?
El artista Van Gogh se cortó su propia oreja en un ataque de locura.
¡Increíble!, aunque he de confesar que en una época mis orejas me parecían tan feas que me provocaba hacer lo mismo. Cuando estaba en primaria odiaba mis orejas. Las pequeñas orejad de mi amiga Judy eran preciosas, pero las mías eran de elefante. Parecía Dumbo, para ser más exacta. Cuando me llamaban «orejas de lechuga», «orejas de mariposa», u «orejas voladoras», deseaba que un pirata español viniera y me las cortara. Afortunadamente, nadie me las cortó.
Con el tiempo aprendí que en esto de las orejas, el tamaño y la forma no importan. Lo que importa es la función que cumplen. Si funcionan correctamente, este par de receptores de sonido a cada lado de nuestra cabeza puede percibir incluso el zumbido de un mosquito o el retumbar de un trueno. Es extraordinario. A mis orejas les encanta oír el silbido del viento entre las ramas de los árboles, el sonido de las olas del mar contra las rocas, un «te amo» en un día que no sea mi cumpleaños o el Día de la Madre, el Mesías de Hándel cantado por un coro de trescientas voces, o el maullido de un gato…
En el versículo de hoy, Jesús se refiere a algo más que recibir y registrar los sonidos de nuestro alrededor. ¿Recuerdas cuando eras niño y alguien quería decirte algo que tú no querías escuchar? Cerrabas los ojos y te tapabas los oídos, ¿verdad? Pues bien, algunas personas responden así a Dios cuando trata de hablarles.
¿Qué clase de orejas tienes tú? ¿Grandes? ¿Puntiagudas? ¿Ni bonitas ni feas? ¿Cumplen con su función de escuchar los sonidos, necesitan ayuda o se niegan a escuchar? Y lo más importante, ¿prestan atención a la Palabra de Dios?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
________________________________________­__________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
________________________________________­__________

(202)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*