Notas de Elena | 11 de Julio del 2017 | Unidad en la diversidad | Escuela Sabática

UNIDAD EN LA DIVERSIDAD
El alma de Pablo estaba conmovida cuando vio los males que amenazaban con destruir rápidamente a esas iglesias.
Inmediatamente escribió a los gálatas, expuso las falsas teorías de ellos, y con gran severidad reprocho a los que se habían apartado de la fe (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 6, p. 1108).
El Salvador anhelaba exponer a sus discípulos la verdad concerniente al derribamiento de la “pared intermedia de separación” entre Israel y las otras naciones, la verdad de que “los Gentiles sean juntamente herederos” con los judíos, y “consortes de su promesa en Cristo por el evangelio” (Efesios 2:14; 3:6)… Así Cristo trataba de ensenar a sus discípulos la verdad de que en el reino de Dios no hay fronteras nacionales, ni castas, ni aristocracia; que ellos debían ir a todas las naciones, llevándoles el mensaje del amor del Salvador. Pero solo más tarde comprendieron ellos en toda su plenitud que Dios “de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habitasen sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los términos de la habitación de ellos; para que buscasen a Dios, si en alguna manera, palpando, le hallen; aunque cierto no está lejos de cada uno de nosotros” (Hechos 17:26, 27) (Los hechos de los apóstoles, pp. 16, 17).
Nunca encontramos a dos personas exactamente iguales. Entre los seres humanos como en las cosas del mundo natural existe la diversidad. La unidad en la diversidad entre los hijos de Dios, la manifestación de amor y tolerancia, a pesar de las diferencias de disposición, este es el testimonio de que Dios envió a su Hijo al mundo para salvar a los pecadores.
La unidad que existe entre Cristo y sus discípulos no destruye la personalidad de uno ni otro. Son uno en mente, propósito y carácter, pero no en persona. El hombre, al someterse a la ley de Dios y participar dc su Espíritu, llega a ser participante de la naturaleza divina.
Cristo conduce a sus discípulos a una unión viva consigo mismo y con el Padre. El hombre se completa en Cristo Jesús mediante la obra del Espíritu Santo en su mente. La unidad con Cristo establecer un vínculo de unión de los unos con los otros. Esta unidad es para el mundo la prueba más convincente de la majestad y la virtud de Cristo, y de su poder para quitar el pecado.
Los poderes de las tinieblas tienen poca ocasión contra los creyentes que se aman mutuamente como Cristo los amo, que rehúsan crear desunión y contienda, que permanecen juntos, que son bondadosos, corteses y compasivos, fomentando la fe que obra por amor y purifica el alma. Debemos poseer el Espíritu de Cristo, o no somos suyos…
Cuanto más cercana sea nuestra unión con Cristo, más cercana será nuestra unión unos con otros. Los desacuerdos y desafectos, el egoísmo y el orgullo, están luchando por la supremacía. Estos son los frutos de un corazón dividido, abierto a las sugerencias del enemigo de las almas. Satanás se regocija cuando puede sembrar semillas de disensión (Sons and Daughters of God, p. 286; parcialmente en Hijos e hijas de Dios, p. 288).

==================
NOTAS DE ELENA
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

III TRIMESTRE DEL 2017
Narrado por: Patty Cuyan
Desde: California, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(166)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*