Notas de Elena | 23 de Mayo del 2017 | Ser quien uno es | Escuela Sabática

SER QUIEN UNO ES
El conocimiento experimental de Dios y de Cristo Jesús, a quien él ha enviado, transforma al hombre a la imagen de Dios. Le da dominio propio, sujetando cada impulso y pasión de la baja naturaleza al gobierno de las facultades superiores de la mente. Convierte a su poseedor en hijo de Dios y heredero del cielo. Lo pone en comunión con la mente del Infinito, y le abre los ricos tesoros del universo.
Este es el conocimiento que se obtiene al escudriñar la Palabra de Dios. Y este tesoro puede ser encontrado por toda alma que desea dar todo lo que posee por obtenerlo (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 85, 86).
Quisiera tener condiciones para describir la bella de la vida cristiana. Partiendo desde la aurora de la vida, guiado por las leyes de la naturaleza y de Dios, el cristiano avanza firmemente hacia adelante y arriba, acercándose más cada día a su hogar celestial, donde lo espera una corana de vida, y un nuevo nombre, “el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe”. Constantemente aumenta su felicidad, santidad y utilidad. El progreso de cada año excede al del anterior.
Dios ha dado a los jóvenes una escalera que deben subir; es una escala que va de la tierra al cielo. En su extremo superior esta Dios y en cada peldaño se reflejan los brillantes rayos de su gloria. El Señor observa a los que van subiendo, listo para enviar auxilio cuando se agotan las fuerzas y se pierde pie. Si, contadlo con palabras llenas de ánimo, para que ninguno de los que con perseverancia ascienden por la escala deje de entrar en la ciudad eterna.
Los ángeles de Dios que subían y bajaban por la escalera que Jacob contemplo en visión, ayudaran a cada alma que desee ascender aun hasta el más elevado cielo. Ellos protegen al pueblo de Dios y observan cada paso que da. Los que suban por el camino resplandeciente serán recompensados; entraran el gozo de su Señor.
La piedad adquirida en los primeros años asegura a su poseedor el goce pleno de todo lo que hace feliz la vida… Los que quieren esperar hasta que el curso del vida este por terminar antes de buscar a Dios, perderán una vida de dicha pura y elevada, felicidad que jamás se consigue al correr tras los placeres que brinda esta vida. Los que se han familiarizado desde hace mucho con Dios, y que desde la juventud bebieron felicidad de la pura fuente del cielo, están preparados para entrar en la familia de Dios (Mi vida hoy, p. 161).
Nuestro crecimiento en la gracia, nuestro gozo, nuestra utilidad, todo depende de nuestra unión con Cristo. Solo estando en comunión con el diariamente y permaneciendo en el cada hora es como hemos de crecer en la gracia. Él no es solamente el autor de nuestra le sino también su consumador. Ocupa el primer lugar, el último y todo otro lugar.
Estará con nosotros, no solo al principio y al fin de nuestra carrera, sino en cada paso del camino…
Cada mañana, conságrate a Dios por ese día. Somete todos tus planes a Él, para ponerlos en práctica o abandonarlos, según te lo indicare su providencia. Podrás así poner cada día tu vida en las manos de Dios, y ella será cada vez más semejante a la de Cristo (El camino a Cristo, pp. 69, 70).

==================
NOTAS DE ELENA
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

II TRIMESTRE DEL 2017
Narrado por: Patty Cuyan
Desde: California, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(184)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*