Notas de Elena | 29 de Marzo del 2017 | Negar a su Señor | Escuela Sabática


NEGAR A SU SEÑOR
La razón por la cual muchos en este siglo no realizan mayores progresos en la vida espiritual, es porque interpretan que la voluntad de Dios es precisamente lo que ellos desean hacer. Mientras siguen sus propios deseos se hacen la ilusión de que están conformándose a la voluntad de Dios. Los tales no tienen conflictos consigo mismos.
Hay otros que por un tiempo tienen éxito en su lucha contra sus propios deseos de placeres y comodidad. Son sinceros y fervorosos, pero se cansan por el prolongado esfuerzo, la muerte diaria y la incesante inquietud. La indolencia parece invitarlos, la muerte al yo es desagradable; finalmente cierran sus soñolientos ojos y caen bajo el poder de la tentación en vez de resistirla.
Las instrucciones formuladas en la Palabra de Dios no dan lugar para transigir con el mal. El Hijo de Dios se manifestó para atraer a todos los hombres a si mismo. No vino para adormecer al mundo arrullándolo, sino para señalarle el camino angosto por el cual todos deben andar si quieren alcanzar finalmente las puertas de la ciudad de Dios.
Sus hijos deben seguir por donde el señaló la senda; sea cual fuere el Sacrificio de las comodidades o de las satisfacciones egoístas que se les exija; sea cual fuere el costo en labor o sufrimiento, deben sostener una constante batalla consigo mismos (Los hechos de los apóstoles, p. 451).
El bien y el mal nunca armonizan. Entre la luz y las tinieblas no puede haber componendas. La verdad es luz revelada; el error es oscuridad. La luz no tiene comunión con las tinieblas, la justicia no tiene Compañerismo con la injusticia…
Tengamos presente que estamos en terreno ventajoso puesto que Cristo ha vencido en nuestro favor. Ha hecho completa provisión para que podamos vencer. El poder divino se coloca detrás de toda voluntad resueltamente determinada a hacer lo recto. Dios ha provisto la armadura y las armas con las cuales cada uno tiene que combatir. Vístanse los soldados de Cristo con toda la armadura de Dios, y no vacilen frente a los ataques de Satanás… El éxito en la lucha cristiana significa vigilancia y una diaria crucifixión del yo.
El que se guía por los principios puros y santos discernirá rápidamente la más leve mancha de mal a causa de que conserva a Cristo delante de si como modelo. Su profundo arrepentimiento al descubrir un acto equivocado significa la corrección pronta de todo paso en donde se ha apartado de la verdad. Significa una lucha constante y sincera hacia los logros más y más sublimes en la vida cristiana. Significa ayudar a otros a alcanzar el cielo. Significa aferrarse a Cristo con una fe viva y resistir el mal, hasta la muerte si fuera necesario, y luchar contra el pecado (In Heavenly Places, p. 260; parcialmente en En los lugares celestiales, p. 262).
Cuando imploramos misericordia y bendición de Dios, debemos tener un espíritu de amor y perdón en nuestro propio corazón. Como podemos orar: “Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores”, (Mateo 6:12) y abrigar, sin embargo,
un espíritu que no perdona? Si esperamos que nuestras oraciones sean oídas, debemos perdonar a otros como esperamos ser perdonados nosotros (El camino a Cristo, p. 97).

==================
NOTAS DE ELENA
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

II TRIMESTRE DEL 2017
Narrado por: Patty Cuyan
Desde: California, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(59)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*