Notas de Elena | 3 de Mayo del 2017 | El juicio y el pueblo de Dios | Escuela Sabática

EL JUICIO Y EL PUEBLO DE DIOS
Hoy, en el espíritu y poder de Elias y de Juan el Bautista, los mensajeros enviados por Dios recuerdan a un mundo destinado al juicio los acontecimientos solemnes que pronto han de suceder en relación con las horas finales del tiempo de gracia y la aparición de Cristo Jesús como Rey de reyes y Señor de señores. Pronto será juzgado cada uno por lo que haya hecho por medio del cuerpo. La hora del juicio ha llegado, y a los miembros de su iglesia en la tierra incumbe la solemne responsabilidad de dar aviso a los que están, por así decirlo, en la misma margen de la ruina eterna. A todo ser humano que quiera escuchar en este vasto mundo, deben presentarse claramente los principios que están en juego en la gran controversia que se desarrolla, pues de ellos dependen los destinos de toda la humanidad (Profetas y reyes, p. 528).
Tiempos difíciles están delante de nosotros; los juicios de Dios están cayendo sobre nuestro mundo. Las naciones de la tierra temblarán.
Habrá pruebas y perplejidades por todos lados; los corazones de los hombres desfallecerán de temor. £Y que haremos nosotros en aquel día? A pesar de que la tierra tambalee como un borracho, y sea removida como una choza, si hemos puesto nuestra confianza en Dios, él nos librará. “El que habita al abrigo del Altísimo, morara bajo la sombra del Omnipotente”. “Porque tú has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, no te sobrevendrá mal… Pues que a sus ángeles mandara acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos”.
Cristo ve la terminación del conflicto. La batalla se riñe más y más encarnizadamente. Pronto vendrá con su justicia, y tomara posesión de todas las cosas terrenas. Hay señales de la inminencia de su venida. En aquel día de su venida, Cristo preservara a aquellos que lo han seguido, considerándolo el Camino, la Verdad y la Vida. Él se ha comprometido para ser su santuario. Les dice: Entren en el seguro refugio por
un momento, y escóndanse hasta que haya purificado la tierra de su iniquidad (Sons and Daughters of God, p.354; parcialmente en Hijos e hijas de Dios, p. 356).
Cuando los redimidos se congreguen en la presencia de Dios, se darán cuenta de cuan imperfectas eran sus conclusiones acerca de lo que el cielo considera como éxito. Al repasar sus esfuerzos por alcanzar el éxito descubrirán cuan insensatos eran sus planes, cuan triviales sus supuestas pruebas, y cuan irrazonables sus dudas. Entonces verán cuan a menudo acarrearon el fracaso sobre lo que hacían por no confiar en lo que Dios decía… También se darán cuenta de que el honor que se rinde a los seres humanos pertenece solo a Dios, y que a él corresponde toda la gloria. De los labios del coro de ángeles y de la hueste de redimidos brotara el cantico: “Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.
¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificara tu nombre? Pues solo tú eres santo” (Apocalipsis 15:3-4) (Testimonios para la iglesia, tomo 7, p. 29).

==================
NOTAS DE ELENA
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

II TRIMESTRE DEL 2017
Narrado por: Patty Cuyan
Desde: California, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(225)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*