Notas de Elena | Domingo 23 de julio 2017 | Los gálatas insensatos | Escuela Sabática

Domingo 23 de julio: Los gálatas insensatos
Satanás está tratando continuamente de vencer al pueblo de Dios, rompiendo las barreras que lo separan del mundo. Los antiguos israelitas fueron arrastrados al pecado cuando se arriesgaron a formar asociaciones ilícitas con los paganos. Del mismo modo se descarría el Israel moderno. “El Dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4). Todos los que no son fervientes discípulos de Cristo, son siervos de Satanás. El corazón aún no regenerado ama el pecado y tiende a conservarlo y paliarlo. El corazón renovado aborrece el pe-cado y está resuelto a resistirle (El conflicto de los siglos, p. 498).
Hay ocasiones en que la apostasía entra a las filas, cuando los que debieron mantenerse al lado de su Líder divino dejan a la piedad fuera del corazón. El pueblo de Dios se separa de la fuente de su poder, y el orgullo, la vanidad, la extravagancia y la ostentación son el resultado. Existen ídolos adentro y afuera; pero Dios envía al Consolador para amonestar el pecado, a fin de que su pueblo sea advertido por su apostasía y reprendido por su caída. Cuando las manifestaciones más preciosas de su amor son reconocidas con agradecimiento, el Señor derramará el bálsamo de su consolación y el óleo del gozo.
Cuando los hombres lleguen a darse cuenta de que sus cálculos humanos fueron muy cortos, y se convencen de que su propia sabiduría no es más que insensatez, solo entonces volverán al Señor para p. 197).
buscarlo de todo corazón, y lo hallarán (Fundamentals of Christian Education, p. 197).
Debéis aprender a mirar con la mente tanto como con los ojos. Debéis educar el juicio para que no sea débil e ineficiente. Debéis orar en busca de dirección y confiar vuestros caminos al Señor. Debéis cerrar el corazón a toda necedad y pecado, y abrirlo a toda in-fluencia celestial. Debéis emplear la mayor parte del tiempo y las oportunidades en el desarrollo de un carácter simétrico…
Debemos estar “cumplidos en él”. “De la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él”. Esto significa que debéis estudiar la vida de Cristo. La debéis estudiar con mucho más seriedad de la que se emplea al estudiar los cursos de estudios comunes, ya que los intereses eternos son más importantes que los estudios temporales y terrenos. Si apreciáis el valor y la santidad de las cosas eternas, aportaréis vuestros pensamientos más claros, vuestras mejores energías a la solución del problema que implica el eterno bienestar; porque cualquier otro interés desaparece en la insignificancia en comparación con ése.
Tenéis el patrón: Cristo Jesús. Caminad en sus pisadas y estaréis capacitados para llenar cualquiera posición a que podéis ser llamados… No debéis sentiros como esclavos sino como hijos de Dios (Sons and Daughters of God, p. 283; parcialmente en Hijos e hijas de Dios p. 285).

(269)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*