Notas de Elena | Domingo 26 de marzo 2017 | ¡Apártate de mí! | Escuela Sabática


Domingo 26 de marzo
¡APÁRTATE DE MI!
Nuestra primera lección debe ser aprender la voluntad de Dios, aun cuando vivamos circunstancias difíciles, y luego al conocer su voluntad, obedecerla sin preguntar. Una obediencia tal siempre será recompensada.
¿Cuál fue cl resultado de la obediencia de Simón? “Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompió. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían” (vers. 6, 7).
Jesús pretendía que esa experiencia sirviera de aliento a los Pescadores en sus futuros esfuerzos en la pesca de almas… qué influencia poderosa ejerció este maravilloso hecho en las mentes de los humildes Pescadores! El poder de Cristo atrajo los peces a la red de Simón, pero estos hombres de corazones honestos fueron completamente atrapados en la red que Cristo había preparado para el los. “Dejándolo todo, le siguieron” (Alza tus ojos , p. 286).
En tiempos de Cristo los dirigentes religiosos del pueblo se consideraban ricos en tesoros espirituales. La oración del fariseo: “Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres”, expresaba el sentimiento de su clase y, en gran parte, de la nación entera. Sin embargo, en la multitud que rodeaba a Jesús había algunos que sentían su pobreza espiritual. Cuando el poder divino de Cristo se revelo en la pesca milagrosa, Pedro se echó a los pies del Salvador, exclamando: “Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador”; así también en la muchedumbre congregada en el monte había individuos acerca de cada uno de los cuales se podía decir que, en presencia de la pureza de Cristo, se sentía “desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Anhelaban “la gracia de Dios, la cual trae salvación”. Las primeras palabras de Cristo despertaron esperanzas en estas almas, y ellas percibieron la bendición de Dios en su propia vida (El discurso maestro de Jesucristo, p. 11).
Necesitamos mirar constantemente a Jesús comprendiendo que su poder lo que realiza la obra. Aunque hemos de trabajar fervorosamente para la salvación de los perdidos, también debemos tomar tiempo para la meditación, la oración y el estudio de la Palabra de Dios. Es únicamente la obra realizada con mucha oración y santificada por el mérito de Cristo, la que al fin habrá resultado eficaz para el bien (El Deseado de todas las gentes, p. 329).

Escuela Sabática | Lección 1 | Para el 1 de abril de 2017 | La persona de Pedro | “Apacienta a mis ovejas”: 1 y 2 Pedro | Segundo trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(474)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*