Jueves 15 de enero: La amenaza de muerte
Al formar una amistad, debiera ejercerse gran cautela, no sea que se cultive familiaridad con alguien cuyo ejemplo no sería seguro imitar, porque el efecto de dicha familiaridad es apartar de Dios, de la devoción y del amor a la verdad. Es positivamente peligroso para usted tener una relación estrecha con amigos que no poseen una experiencia religiosa. Si cualquiera de ustedes, o los tres, siguen la orientación del Espíritu de Dios, o valoran la salvación de su alma, no escogerán como sus amigos especiales e íntimos a aquellos que no mantienen una consideración seria por las cosas religiosas, y que no viven bajo su influencia práctica. Usted debiera darle el primer lugar a los asuntos eternos. Nada puede tener una influencia más sutil y positivamente peligrosa sobre la mente, y servir de modo más efectivo para desterrar las impresiones y convicciones del Espíritu de Dios, que asociarse con personas frívolas y descuidadas, cuya conversación trata del mundo y de la vanidad. Cuanto más cautivantes puedan ser en otros respectos, tanto más peligrosa es su influencia como compañeros, porque ponen muchos atractivos agradables en torno a una vida irreligiosa (Testimonios para la iglesia, t. 3, p. 51).
La fe es el primer peldaño en la escalera del progreso. Sin fe es imposible agradar a Dios. Sin embargo, muchos se detienen en ese escalón y nunca ascienden más. Les parece que una vez que han profesado aceptar a Cristo, cuando sus nombres están inscriptos en el libro de la iglesia, su obra está consumada. La fe es esencial; pero la Palabra inspirada dice: “Mostrad en vuestra fe, virtud”. Los que procuran conseguir la vida eterna y un hogar en el reino de Dios, deben echar el cimiento de la virtud para la edificación de su carácter. Jesús debe ser la principal piedra del ángulo. Hay que eliminar de la mente y la vida todas las cosas que contaminan el alma. Cuando se presentan las tentaciones, hay que resistirlas con la fuerza de Cristo. Debemos fundir en nuestro carácter la virtud del inmaculado Cordero de Dios, para que el alma pueda estar fundada en su integridad […]. José es un ejemplo que muestra cómo los jóvenes pueden permanecer puros en medio de la corrupción del mundo, y mostrar en su fe, virtud […].
Cada momento de nuestra vida tiene profundo sentido de realidad y está preñado de solemnes responsabilidades. La ignorancia no servirá para justificar la falta de comprensión y hazañas espirituales; porque se nos exhorta a mostrar en la virtud ciencia […]. Los incultos pescadores se convirtieron en hombres refinados y capaces; y las lecciones que tuvieron el privilegio de aprender se han escrito para nuestra advertencia e instrucción. Se nos invita a convertirnos en alumnos de la escuela de Cristo. Es necesario que adquiramos toda la ciencia posible (Meditaciones matinales 1952, p. 99).
Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 481-486; Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 128-138.

(532)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*