Notas de Elena | Jueves 9 de agosto del 2018 | La persecución de Herodes | Escuela Sabática

Jueves 9 de agosto: La persecución de Herodes
La muerte de Jacobo causó gran pesar y consternación entre los creyentes. Cuando Pedro también fue encarcelado, toda la iglesia se puso a orar y ayunar…
Mientras que por diversos pretextos la ejecución de Pedro fue postergada hasta después de la Pascua, los miembros de la iglesia tuvieron tiempo para examinar profundamente sus corazones y orar con fervor. Oraban sin cesar por Pedro; porque les parecía que la causa no podría pasarlo sin él. Se daban cuenta de que habían llegado a un punto en que sin la ayuda especial de Dios, la iglesia de Cristo seria destruida (Los hechos de los apóstoles, pp. 116, 117).
El corazón de Herodes se había empedernido aun más, y al saber que Cristo había resucitado no fue mucha su turbación. Quitó la vida a Santiago, y cuando vio que esto agradaba a los judíos, apresó también a Pedro, con la intención de darle muerte. Pero Dios tenía todavía una obra para Pedro, y envió a su ángel para que lo librase. Herodes fue visitado por los juicios de Dios. Mientras se estaba ensalzando en la presencia de una gran multitud fue herido por el ángel del Señor, y murió de una muerte horrible (Primeros escritos, p. 185).
[Pedro] no estaba atemorizado por su situación. Desde su restablecimiento después de su negación de Cristo, había desafiado el peligro sin vacilar, y había manifestado una noble osadía al predicar a un Salvador crucificado, resucitado y ascendido a los cielos. Creía que había llegado el momento cuando debía deponer su vida por causa de Cristo…
En esa última noche, antes del día de la ejecución, un ángel poderoso, enviado desde el cielo, descendió para rescatarlo. Las macizas puertas que encerraban al santo de Dios se abrieron sin la intervención de manos humanas; el ángel del Altísimo entró, y sin hacer ruido se cerraron de nuevo tras él. Llegó a la celda cavada en la roca viva, donde yacía Pedro durmiendo el bendito y apacible sueño de la inocencia con perfecta confianza en Dios, mientras permanecía encadenado a dos poderosos guardianes, uno a cada lado…
Pedro no se despertó hasta que sinti6 el toque de la mano del ángel y escuch6 su voz que le decía: “Levántate pronto”. Vio… a un ángel revestido de resplandeciente gloria de pie ante él. Obedeció mecánicamente la voz del ángel; y al ponerse de pie levant6 las manos, y descubrió que las cadenas se habían desprendido de sus muñecas. Nuevamente escuchó la voz del ángel: ”Cíñete, y átate las sandalias” (La historia de la redención, p. 308).
No es porque veamos o sintamos que Dios nos oye por lo que debemos creer. Debemos confiar en sus promesas. Cuando acudimos a él con fe, debemos creer que toda petición penetra hasta el corazón de Cristo. Cuando hemos pedido su bendici6n, debemos creer que la recibiremos, y agradecerle de que la tenemos. Luego hemos de atender a nuestros deberes, confiando en que la bendición será enviada cuando más la necesitemos. Cuando aprendamos a hacer esto, sabremos que nuestras oraciones reciben contestación. Dios obrará por nosotros “mucho más abundantemente de lo que pedimos”, conforme a las riquezas de su gloria”, y “por la operación de la potencia de su fortaleza” [Efesios 3:20, 16; 1:19] (Obreros evangélicos, p. 275).
Viernes 10 de agosto: Para estudiar y meditar
Hijos e hijas de Dios, “Creados para buenas obras”, p. 273.
=============================
ESCUELA SABÁTICA NOTAS DE ELENA G. DE WHITE
Esta semana estudiaremos la lección 6 – El Ministerio de Pedro
Para el 11 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Maira Fermin

(2)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*