Notas de Elena | Lunes 8 de junio 2015 | Características del reino de Dios – 2a parte | Escuela Sabática


 Lunes 8 de junio:

Características del reino de Dios – 2a parte

Si os aferráis a la fortaleza del poderoso Ayudador, y no argüís con vuestro adversario, y nunca os quejáis de Dios, las promesas se cumplirán. La experiencia que obtengáis hoy confiando en él, os ayudará para hacer frente a las dificultades de mañana, Cada día debéis confiar como niñitos y acercaros más a Jesús y al cielo. Al hacer frente a las pruebas y las dificultades diarias con una confianza inconmovible en Dios, probaréis una vez y otra las promesas del cielo, y cada vez aprenderéis una lección de fe. Así obtendréis fortaleza para resistir la tentación, y cuando os vengan las pruebas más duras, estaréis en condiciones de soportarlas (Nuestra elevada vocación, p. 328).

La caída de nuestros primeros padres quebró la cadena de oro de la obediencia implícita de la mente humana a la divina. La obediencia ya no se consideraba como una absoluta necesidad. Los agentes humanos seguían sus propias imaginaciones que, según lo que Dios dijo acerca de los habitantes del mundo antiguo, eran malas, y continuas. El Señor Jesús declara: “He guardado los mandamientos de mi Padre”. ¿Cómo? Como hombre. “He aquí, he venido a hacer tu voluntad oh Dios”. Hizo frente a las acusaciones de los judíos, con un carácter puro, virtuoso y santo, y los desafió con las siguientes palabras: “¿Quién de vosotros me redarguye de pecado?” El Redentor del mundo vino no solamente para ser un sacrificio por el pecado, sino como ejemplo para el hombre en todas las cosas, un carácter santo, y humano. Era un maestro, un educador, como el mundo jamás había visto o escuchado antes. Habló como uno que tenía autoridad, y sin embargo conquistaba la confianza de todos…

El Hijo unigénito del Dios infinito, por sus propias palabras y por su ejemplo práctico, nos dejó una norma sencilla que hemos de copiar. Por sus palabras él nos ha educado para obedecer a Dios, y por su propio ejemplo nos ha mostrado cómo podemos obedecer a Dios (Mensajes selectos, tomo 3, pp. 156, 157).

Jesús contribuyó para que todo el mundo tenga un conocimiento inteligente de su misión. Vino a nuestro mundo a representar el carácter del Padre, y a medida que estudiamos la vida, las palabras y las obras de Cristo, somos auxiliados de toda forma en la educación de la obediencia a Dios; y a medida que reproducimos su ejemplo, nos transformamos en epístolas vivientes conocidas y leídas por todos. Somos agentes vivos que representan el carácter de Jesucristo ante el mundo. Cristo no solo dio reglas explícitas para mostrarnos cómo podemos llegar a ser hijos obedientes, sino que también nos demostró en su vida y en su carácter cómo hacer las cosas que son justas y aceptables para Dios; por tanto, no hay excusa para que no hagamos lo que es agradable a sus ojos…

El gran Maestro vino a este mundo para ponerse al frente de la humanidad, para así elevarla y santificarla por su obediencia santa a todo requisito divino, demostrando que es posible obedecer todos los mandamientos de Dios. Demostró que es posible la obediencia de toda la vida. Por eso dio al mundo, como el Padre nos lo dio a él, a hombres elegidos y representativos, para que ejemplificaran en sus vidas la vida de Jesucristo (Dios nos cuida, p. 339).

(179)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*