Notas de Elena | Martes 20 de diciembre 2016 | Corazón y ojos | Escuela Sabática


Martes 20 de diciembre :Corazón y ojos

Martes 20 de diciembre: Muchos dan por sentado que son cristianos simplemente porque aceptan ciertos dogmas teológicos. Pero no han hecho penetrar la verdad en la vida práctica. No la han creído ni amado; por lo tanto no han recibido el poder y la gracia que provienen de la santificación de la verdad. Los hombres pueden profesar creer en la verdad; pero esto no los hace sinceros, bondadosos, pacientes y tolerantes, ni les da aspiraciones celestiales; es una maldición para sus poseedores, y por la influencia de ellos es una maldición para el mundo.
La justicia que Cristo enseñaba es la conformidad del corazón y de la vida a la voluntad revelada de Dios. Los hombres pecaminosos pueden llegar a ser justos únicamente al tener fe en Dios y mantener una relación vital con él. Entonces la verdadera piedad elevará los pensamientos y ennoblecerá la vida.
del cristiano. Entonces las ceremonias requeridas en el servicio de Dios no serán ritos sin significado como los de los hipócritas fariseos (El Deseado de todas las gentes, p. 276).
Toda alma que desea alejarse de toda iniquidad… trabajará por estar al lado del Señor en pensamiento, en palabras y en carácter, obediente a todos sus requerimientos. En lugar de buscar oportunidades para evadirse de la ley de Dios, realizará la interpretación más amplia del extenso alcance de sus mandamientos, y se esforzará muy sinceramente por hacer que la voluntad, los afectos y todo el corazón ejemplifiquen los grandes principios de sus santos mandamientos… La obra debe comenzar en el corazón… Si el corazón está en armonía con Dios, entonces toda la vida será purificada, refinada, ennoblecida y santificada… La religión no es cosa de exterioridades… La religión es un asunto del corazón (Nuestra elevada vocación, p. 142).
El cristiano sincero, al aceptar la gracia, siente que su éxito depende enteramente de Cristo. Aquí está la fuente de energía divina. No se esfuerza por presentar méritos propios; no tiene fidelidad para presentar ante el Cielo. Siente su propia debilidad e ineficacia, y está convencido de que su carácter debe ser transformado. La humillación y abnegación revelan que el alma ha contemplado a Cristo. El corazón que fue llevado al arrepentimiento por el Espíritu de Cristo actuará sobre la base de principios. Es participante de la naturaleza divina… En su vida diaria y conversación representará el carácter de Cristo…
¿De qué nos serviría cultivar la altivez de espíritu y orar al mismo tiempo por humildad? ¿Cuál sería el beneficio de buscar ansiosamente la amistad y el aplauso del mundo, y orar al mismo tiempo por los afectos celestiales? ¿Cuál sería el beneficio de tolerar un temperamento apasionado y pronunciar palabras no cristianas, y orar al mismo tiempo por la mansedumbre de Cristo? Esto no es velar en oración. En la carencia de la fe que obra por el amor y purifica el alma yace el secreto de la oración no contestada (Alza tus ojos, p. 21).

Escuela Sabática | Lección 13 | Para el 24 de diciembre de 2016 | El carácter de Job | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(190)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*