Notas de Elena | Martes 21 de febrero 2017 | El propósito de los dones espirituales | Escuela Sabática


Martes 21 de febrero: El propósito de los dones espirituales
El Señor no ha calificado a ninguno de nosotros para que lleve solo la carga de la obra. Ha relacionado para que se reúnan hombres de criterios diferentes, a fin de que se aconsejen y se ayuden mutuamente. De esa manera la falta de experiencia y capacidad de uno es suplida por la experiencia y la capacidad del otro. Debiéramos estudiar cuidadosamente las instrucciones que se dan en Corintios y Efesios con respecto a nuestra relación mutua como miembros del cuerpo de Cristo (Cada día con Dios, p. 152).
Mientras permanezcamos en este mundo debemos estar unidos unos a otros. La humanidad está entrelazada y entretejida con la humanidad. Como cristianos debemos ser miembros unos de otros…. El Señor nos designa como hijos e hijas suyos, a quienes llama sus amigos, para ayudar a otros. Esto debe ser una parte de nuestra obra cristiana práctica…
Tratad de ayudar, fortalecer y bendecir a aquellos con quienes os asociáis. El Señor será misericordioso con aquellos que son misericordiosos. El Señor será tierno y compasivo con aquellos que ejercen la compasión y la ternura y la piedad hacia otros. Debemos comprender que estamos en la escuela de Cristo, no para aprender a estimamos a nosotros mismos, ni para conducimos de tal manera que recibamos la honra de los hombres, sino para aprender a gozamos con la mansedumbre de Cristo. El yo y el egoísmo siempre estarán luchando por obtener el dominio. Es una lucha que debemos sostener con nosotros mismos, para que el yo no obtenga la victoria. Mediante Cristo podéis triunfar, mediante Cristo podéis vencer (Nuestra elevada vocación, p. 186).
Los principios que debieran motivamos como obreros en la causa de Dios han sido expresados por el apóstol Pablo: “Somos colaboradores de Dios”. 1 Corintios 3:9. “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. Colosenses 3:23. Y Pedro exhorta a los creyentes: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo”. 1 Pedro 4:10-11 (Testimonios para la iglesia, t. 9, p. 177).
Y por el Espíritu Santo nos advierte mediante el apóstol Pedro: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios”. 1 Pedro 4:10.
Dios desea que se cumplan en nosotros los propósitos de su gracia. Por el poder de su amor y mediante la obediencia, el hombre caido…
debe ser transformado y capacitado para ser miembro de la familia celestial, compañero de Dios, de Cristo y de los santos ángeles a través de las edades eternas. El Cielo triunfará, porque los lugares dejados vacantes por Satanás y su hueste serán ocupados por los redimidos del Señor {Alza tus ojos, p. 59).

(327)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment