Notas de Elena | Miércoles 13 de junio 2018 | La marca de la bestia | Escuela Sabática

Miércoles 13 de junio: La marca de la bestia
El mensaje del tercer ángel se ha enviado al mundo para advertir a los hombres contra la recepción de la marca de la bestia o de su imagen en sus frentes o en sus manos. Recibir esta marca significa adoptar la misma decisión de la bestia y apoyar sus mismas ideas, en oposición directa a la Palabra de Dios. De todos los que reciban esta marca, Dios dice: Él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero”…
Si la luz de la verdad ha sido presentada a vosotros, revelando el día de reposo del cuarto mandamiento y mostrando que en la Palabra de Dios no hay ningún fundamento para la observancia del domingo, y sin embargo os aferráis al falso día de reposo negándoos a santificar el día de reposo que Dios llama “mi día santo”, recibís la marca de la bestia. ¿Cuándo ocurre esto? Cuando obedecéis el decreto que os ordena dejar de trabajar en domingo y adorar a Dios, sabiendo que no hay en la Biblia una sola palabra que muestre que el domingo sea algo más que un día común de trabajo, consentís en recibir la marca de la bestia y rechazáis el sello de Dios (Comentario de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 7, pp. 990, 991).
Si recibimos esta marca en nuestra frente o en nuestra mano, los juicios pronunciados contra los desobedientes caerán sobre nosotros. El sello del Dios viviente se coloca sobre aquellos que con plena conciencia guardan el día de reposo de Jehová (Comentario de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 7, p. 991).
Debemos atesorar la fe sustentada por el Santo Espíritu de Dios desde los primeros acontecimientos de nuestra experiencia hasta el tiempo presente. Necesitamos ahora una fe que aliente, que sea más profunda, más ferviente e inconmovible en la conducción del Espíritu Santo. Si al comienzo necesitábamos la prueba manifiesta del poder del Espíritu Santo para confirmar la verdad, hoy, con el paso del tiempo, necesitamos toda la evidencia en la confirmación de la verdad, más aun cuando vemos que las almas se apartan de la fe y prestan oído a espíritus seductores y a doctrinas de demonios. Las almas no deben languidecer ahora.
Si hubo alguna vez un tiempo cuando necesitábamos el poder del Espíritu Santo en nuestros sermones, en nuestras oraciones y en cada acción, ese tiempo es ahora. No debemos estancarnos en nuestra primera experiencia, sino que, mientras llevamos el mismo mensaje a la gente, éste debe fortalecerse y agrandarse. Debemos ver y captar la importancia del mensaje respaldado por su origen divino. Debemos avanzar en el conocimiento del Señor y saber que su salida está aparejada como el alba. Nuestras almas necesitan vivificarse en la Fuente de todo poder. Somos fortalecidos y confirmados por la experiencia pasada que nos mantiene aferrados a los puntos esenciales de la verdad que nos han hecho lo que somos (Alza tus ojos, p. 350).
====================================
Notas de Elena G. de White
Lección 11: ¿El sello de Dios o la marca de la bestia?
Para el 16 de junio de 2018
Escuela Sabática – Segundo trimestre 2018
PREPARACIÓN para el tiempo del fin

(0)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*