Notas de Elena | Miércoles 16 de noviembre 2016 | Basta al día… Escuela Sabática
Miércoles 16 de noviembre: Basta al día…


Satanás es el originador del mal. Se apartó de la lealtad a Dios. Los que persistieron en simpatizar con él en su descontento fueron echados del cielo juntamente con él. La mente de Satanás está llena de odio implacable hacia la Divinidad. Usa persistentemente su influencia para borrar la imagen de Dios en la familia humana y estampar, en cambio, su propia imagen satánica. Su esfuerzo para engañar a nuestros primeros padres tuvo éxito. Hecha a imagen de Dios, la familia humana perdió su inocencia, se transformó en transgresora y, como súbdita desleal comenzó un rumbo descendente. Satanás llegó a dominar la facultad de actuar que tiene el hombre. A través de los sentidos influyó en la mente.

Así ha ocurrido desde el comienzo del mundo. En vez de permanecer bajo la influencia de Dios, a fin de reflejar la imagen moral de su Creador, el hombre se colocó bajo el control de la influencia satánica y se volvió egoísta. De esta manera el pecado llegó a ser un mal universal. ¡Y qué mal temible es el pecado!… El mal que comenzó en el Paraíso se extendió a través de las edades (Alza tus ojos, p. 39).

A medida que los que han gastado su vida en el servicio de Cristo se acercan al fin de su ministerio terrenal, serán impresionados por el Espíritu Santo a recordar los incidentes por los cuales han pasado en relación con la obra de Dios. El relato de su maravilloso trato con su pueblo, su gran bondad al librarlos de las pruebas, debe repetirse a los que son nuevos en la fe. Dios desea que los obreros ancianos y probados ocupen su lugar y hagan su parte para impedir que los hombres y mujeres sean arrastrados hacia abajo por la poderosa corriente del mal; desea que tengan puesta su armadura hasta que él les mande deponerla.

En la experiencia que adquirió el apóstol Juan bajo la persecución, hay una lección de maravilloso poder y ánimo para el cristiano. Dios no impide las conspiraciones de los hombres perversos, sino que hace que sus ardides obren para bien a los que en la prueba y el conflicto mantienen su fe y lealtad. A menudo los obreros evangélicos realizan su trabajo en medio de tormentas y persecución, amarga oposición e injusto oprobio. En momentos tales recuerden que la experiencia que se adquiere en el homo de la prueba y aflicción vale todo el dolor que costó. Así Dios acerca a sus hijos a sí mismo, para poder mostrarles sus debilidades en contraste con su fortaleza. Les enseña a apoyarse en él. Así los prepara para afrontar emergencias, para ocupar puestos de confianza, y para cumplir el gran propósito para el cual les concedió sus poderes (Los hechos de los apóstoles, pp. 458, 459).

(201)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*