Notas de Elena | Miércoles 21 de diciembre 2016 | Una casa sobre la roca | Escuela Sabática


Miércoles 21 de diciembre:Una casa sobre la roca

Esta vida esta cuajada de felices oportunidades que podéis aprovechar para ejercer la capacidad que Dios os dio en beneficio de los demás. Y al hacer eso, os beneficiaréis vosotros mismos, sin quererlo. Las circunstancias menos importantes a veces se convierten en bendiciones definidas para el que obra basado en principios y en la costumbre de hacer el bien por el bien mismo. Procurad la perfección de carácter; y tratad de que todo cuanto hagáis, esté a la vista de ojos humanos o no, tome en cuenta la gloria de Dios, porque le pertenecéis y él os ha redimido al precio de su propia vida. Sed fieles en lo poco y en lo mucho; aprended a decir la verdad y a obrar siempre con sinceridad. Someted plenamente vuestro corazón a Dios. Si os regís por su gracia, realizaréis pequeñas acciones de bondad, os empeñaréis en la tarea más cercana, y trataréis de embellecer vuestra vida y carácter en la medida de lo posible, dispersando los dones de amor y bendiciones por el camino de la vida. Vuestras obras tendrán resultados eternos. La obra de vuestra vida se apreciará en el cielo, y allí vivirá a través de los siglos eternos, porque fue hallada preciosa a la vista de Dios (Meditaciones matinales 1952, p. 226).
El Señor consideró a Daniel como un hombre leal, porque fue un administrador que trabajó fielmente con los bienes de su Señor. No se olvidó de Dios, sino que se colocó en el canal de la luz, desde donde podía tener comunión con Dios en oración. Y se nos informa que Dios concedió a Daniel y a sus compañeros inteligencia y destreza en todo conocimiento y sabiduría… Dondequiera que se encuentren, permitan que los que están a su alrededor vean que ustedes le dan la gloria a Dios. Que el hombre quede en la sombra; que Dios aparezca como la única esperanza de la raza humana. Cada ser humano debe fundamentar la construcción de su carácter sobre Cristo Jesús, la Roca eterna; entonces permanecerá inamovible en medio de tormentas y tempestades (Exaltad a Jesús, p. 360). El que recibe las palabras que os he hablado y las convierte en el cimiento de su carácter y su vida, dijo Jesús, es como los que construyen su casa sobre la roca. Siglos antes, el profeta Isaías había escrito: “La palabra del Dios nuestro permanece para siempre”, y Pedro, años después de que se pronunciara el Sermón del Monte, al citar estas palabras de Isaías, añadió “Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada”. La Palabra de Dios es lo único permanente que nuestro mundo conoce. Es el cimiento seguro. “El cielo y la tierra pasarán dijo Jesús pero mis palabras no pasarán”. Los grandes principios de la ley, que participan de la misma naturaleza de Dios, están entretejidos en las palabras que Cristo pronunció sobre el monte. Quienquiera que edifique sobre esos principios edifica sobre Cristo, la Roca de la eternidad. Al recibir la Palabra, recibimos a Cristo, y únicamente los que reciben así sus palabras edifican sobre él…
Edificamos en Cristo por la obediencia a su palabra. No es justo quien solo se complace en la justicia, sino quien la ejecuta. La santidad no es arrobamiento; es el resultado de entregarlo todo a Dios; es hacer la voluntad de nuestro Padre celestial. Cuando los hijos de Israel acampaban en los límites de la tierra prometida, no bastaba que tuvieran conocimiento de Canaán ni que entonaran los himnos de Canaán. Esto solo no les daría posesión de los viñedos y olivares de la buena tierra. Tan solo podían hacerla suya en verdad ocupándola, cumpliendo las condiciones, ejerciendo una fe viva en Dios, y aplicando las promesas a sí mismos mientras obedecían sus instrucciones (El discurso maestro de Jesucristo, pp. 124, 125).

Escuela Sabática | Lección 13 | Para el 24 de diciembre de 2016 | El carácter de Job | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(207)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*