Notas de Elena | Miércoles 22 de febrero 2017 | El don, antes y ahora | Escuela Sabática


Miércoles 22 de febrero: El don, antes y ahora
A cada persona ha dado su trabajo. Somos colaboradores juntamente con Dios. Hay diversidad de dones, y cada persona debiera apreciar el capital moral y espiritual que Dios le ha confiado; nadie debiera tratar con indiferencia estos talentos, pero nadie es responsable por los talentos que no ha recibido. Nadie debiera quejarse por la insignificancia de sus clones. Cada uno debe negociar con lo que Dios le confió y trabajar donde pueda, prestando el mejor servicio posible al Maestro. Un talento bien usado ganará otros talentos, y éstos ganarán otros más. El hombre que tiene algunos centavos puede servir fielmente a Dios con su dinero. Si lo hace, será juzgado tan fiel ante la vista de Dios como aquel que ha invertido una cantidad considerable de dinero.
Pero todos deben comprender que tienen una responsabilidad individual de emplear sus talentos para gloria de Dios según su habilidad. .. Nunca olvidemos que estamos aquí para ser formados por la mano de Dios, preparados para realizar la obra que él nos ha encomendado. Esta obra es nuestra, y también la responsabilidad es nuestra; por lo tanto no se pueden transferir a otra persona. No permitamos que otros agentes humanos se interpongan para tomar de las manos de Dios, con sus propias manos finitas, la obra que él tiene para otra persona (El ministerio de publicaciones, p. 153).
La promesa del Espíritu Santo no se limita a ninguna edad ni raza. Cristo declaró que la influencia divina de su Espíritu estaría con sus seguidores hasta el fin. Desde el día de Pentecostés hasta ahora, el Consolador ha sido enviado a todos los que se han entregado plenamente al Señor y a su servicio. A todo el que ha aceptado a Cristo como Salvador personal, el Espíritu Santo ha venido como consejero, santificador, guía y testigo. Cuanto más cerca de Dios han andado los creyentes, más clara y poderosamente han testificado del amor de su Redentor y de su gracia salvadora…
El transcurso del tiempo no ha cambiado en nada la promesa de despedida de Cristo de enviar el Espíritu Santo como su representante. No es por causa de alguna restricción de parte de Dios por lo que las riquezas de su gracia no fluyen a los hombres sobre la ti eirá. Si la promesa no se cumple como debiera, se debe a que no es apreciada debidamente. Si todos lo quisieran, todos serían llenados del Espíritu. Dondequiera la necesidad del Espíritu Santo sea un asunto en el cual se piense poco, se ve sequía espiritual, obscuridad espiritual, decadencia y muerte espirituales. Cuandoquiera los asuntos menores ocupen la atención, el poder divino que se necesita para el crecimiento y la prosperidad de la iglesia, y que traería todas las demás bendiciones en su estela, falta, aunque se ofrece en infinita plenitud.
Puesto que éste es el medio por el cual hemos de recibir poder, ¿poiqué no tener más hambre y sed del don del Espíritu? ¿Por qué no hablamos de él, oramos por él y predicamos respecto a él? El Señor está más dispuesto a dar el Espíritu Santo a los que le sirven, que los padres a dar buenas dádivas a sus hijos. Cada obrero debiera elevar su petición a Dios por el bautismo diario del Espíritu. Debieran reunirse grupos de obreros cristianos para solicitar ayuda especial y sabiduría celestial para hacer planes y ejecutarlos sabiamente. Debieran orar especialmente porque Dios bautice a sus embajadores escogidos en los campos misioneros con una rica medida de su Espíritu. La presencia del Espíritu en los obreros de Dios dará a la proclamación de la verdad un poder que todo el honor y la gloria del mundo no podrían conferirle {Los hechos de los apóstoles, pp. 40, 41).

(255)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*