Notas de Elena | Sábado 16 de mayo 2015 | La misión de Jesús | Escuela Sabática


 Sábado 16 de mayo

Cristo vino a poner la salvación al alcance de todos. Sobre la cruz del Calvario pagó el precio infinito de la redención de un mundo perdido. Su abnegación y sacrificio propio, su labor altruista, su humillación, sobre todo la ofrenda de su vida, atestiguan la profundidad de su amor por el hombre caído. Vino a esta tierra a buscar y salvar a los perdidos. Su misión estaba destinada a los pecadores: de todo grado, de toda lengua y nación. Pagó el precio para rescatarlos a todos y conseguir que se le uniesen y simpatizasen con él. Los que más yerran, los más pecaminosos, no fueron pasados por alto; sus labores estaban especialmente dedicadas a aquellos que más necesitaban la salvación que él había venido a ofrecer. Cuanto mayores eran sus necesidades de reforma, más profundo era el interés de él, mayor su simpatía, y más fervientes sus labores. Su gran corazón lleno de amor se conmovió hasta sus profundidades en favor de aquellos cuya condición era más desesperada, de aquellos que más necesitaban su gracia transformadora {Joyas de los testimonios, t. 2, p. 246).

Jesús habló cual nunca habló hombre alguno. Derramó sobre los hombres todo el tesoro del cielo en sabiduría y en conocimiento. No había venido para expresar sentimientos y opiniones inciertas, sino para hablar la verdad establecida en principios eternos. Podría haber hecho revelaciones científicas que habrían puesto en el olvido como pequeñeces los descubrimientos de los mayores de los hombres; pero ésta no era su misión ni su obra. Había venido para buscar y salvar lo que se había perdido, y no quiso permitir que nada lo desviase de su objeto. Reveló verdades que habían estado sepultadas bajo los escombros del error, las libró de las exacciones y las tradiciones de los hombres, y les ordenó permanecer firmes para siempre. Rescató la verdad de su oscuridad, y la puso dentro de su marco apropiado, a fin de que resplandeciese con su lustre original {Consejos para los maestros, pp.29, 30).

Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, no en sus pecados sino de sus pecados, y a santificarlos mediante la verdad; y para que él sea un Salvador perfecto para nosotros, debemos unimos a él por medio de un acto personal de fe. Cristo nos ha elegido, nosotros lo hemos elegido, y mediante esta elección nos unimos a él, y en adelante vivimos no por nosotros, sino en el que murió por nosotros. Pero esta unión puede mantenerse únicamente por medio de una vigilia constante, para que no caigamos en tentación y hagamos una elección diferente, porque siempre estamos libres para elegir otro amo, si así lo deseamos. La unión con Cristo significa una decidida preferencia por él en cada acto y pensamiento de nuestra vida (A fin de conocerle, p. 363).

(229)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*