Sábado 19 de abril

En el tiempo del Salvador los judíos habían cubierto las preciosas gemas de verdad con la basura de las tradiciones y las fábulas, lo que hacía imposible distinguir lo verdadero de lo falso. El Salvador vino para limpiar la superstición y los errores largamente acariciados, y darle nuevo brillo a las joyas de la Palabra de Dios. ¿Qué haría el Señor si viniera ahora? Tendría que hacer una obra similar, barriendo la tradición y las ceremonias que cubren la verdad de Dios. Y esa es nuestra obra: liberar las preciosas verdades de Dios de la superstición y el error. ¡Qué labor nos requiere el evangelio! La pluma de un ángel no podría describir mejor la gloria del plan de salvación revelado en la Biblia: Cristo cargó con nuestros pecados y soportó nuestras penas; mostró que en la cruz del Calvario la misericordia y la verdad se encontraron, y la justicia y la paz se besaron; la infinita sabiduría, la infinita misericordia, la infinita justicia y el infinito amor fueron desplegados. En el plan de salvación se hizo conocer la anchura, la longitud, la profundidad y la altura del amor y la sabiduría (Review and Herald, 4 de junio de 1889).
http://escuelasabatica.es/

(569)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*