Resumen | Diálogo Bíblico | Lección 2 | El Gran Conflicto | escuela Sabática


Viernes 7 de octubre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: El concepto de una lucha entre el bien y el mal se encuentra en muchas culturas. La idea ha persistido a través de los milenios, y a menudo se expresó en mitos. Hoy, por causa de la influencia de la Alta Crítica y el racionalismo modernista, muchos cristianos niegan la realidad de un diablo literal y de ángeles malos. Argumentan que estos fueron, sencillamente, símbolos culturales del mal humano y el mundo natural. Desde nuestra perspectiva como adventistas, es difícil imaginar cómo alguien puede encontrarle sentido a la Biblia sin creer en la realidad del diablo y de sus ángeles.
No todos los cristianos han caído en ese engaño que niega la realidad de este conflicto cósmico entre las fuerzas sobrenaturales del bien y del mal. Un erudito evangélico llamado Gregory Boyd ha escrito mucho sobre la realidad de una batalla muy larga (pero no eterna) entre Dios y Satanás. En su libro God at War [Dios en guerra], Boyd escribió: “La Biblia, de principio a fin, presupone seres espirituales que existen ‘entre’ la humanidad y Dios, y cuya conducta afecta significativamente la existencia humana, para mejor o para peor. De hecho, precisamente esa concepción, alego en esta obra, está en el centro de la cosmovisión bíblica”.–Gregory A. Boyd, God at War, p. 11. ¡Qué correcto es esto!
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Qué otros textos hablan de Satanás y otros poderes demoníacos? ¿Qué se pierde si se los interpretan como meros símbolos del lado oscuro de la humanidad?
2. Nicolás Maquiavelo, un escritor florentino del siglo XVI, dijo que era mucho mejor para un gobernante ser temido por sus súbditos que ser amado por ellos. En contraste, Elena de White escribió: “Aun cuando quedó resuelto que Satanás no podría permanecer por más tiempo en el cielo, la Sabiduría infinita no lo destruyó. En vista de que solo un servicio de amor puede ser aceptable por Dios, la sumisión de sus criaturas debe proceder de una convicción de su justicia y benevolencia. Los habitantes del cielo y de los demás mundos, no estando preparados para comprender la naturaleza ni las consecuencias del pecado, no podrían haber reconocido la justicia y la misericordia de Dios en la destrucción de Satanás. De haber sido este aniquilado inmediatamente, aquellos habrían servido a Dios por miedo más bien que por amor” (CS 552). ¿Por qué quiere Dios que lo sirvamos por amor y no por temor?
Escuela Sabática | Lección 2 | Para el 8 de octubre de 2016 | El gran conflicto | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día | Audios – Videos
DESCARGA MATERIALES ESCUELA SABÁTICA. http://escuelasabatica.es/

(437)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*