PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “El Sermón del Monte”, El Deseado de todas las gentes, pp. 265-281.
“Dios quiere que sus siervos lleguen a conocer sus propios corazones. A fin de llevarlos al conocimiento verdadero de su condición, él permite que el fuego de la aflicción los ataque, para que sean purificados. Las pruebas de la vida son los instrumentos de Dios para quitar las impurezas, las debilidades y las asperezas de nuestros caracteres, y adecuarlos para la sociedad de los puros ángeles celestiales en la gloria. Luego, al pasar por las pruebas, cuando el fuego de la aflicción se enciende sobre nosotros, ¿no mantendremos nuestros ojos fijos en las cosas que no se ven, en la herencia eterna, la vida inmortal, y el mayor y eterno peso de gloria? Y, mientras hacemos esto, el fuego no nos consumirá, sino solamente eliminará la escoria, y saldremos siete veces purificados, llevando la impronta del Divino” (AH, 10 de abril de 1894).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Qué personajes bíblicos te animan más en tiempos de sufrimiento? ¿Has aprendido a tener gozo en las pruebas? Si es así, comparte con la clase lo que te ayudó a conseguirlo. Al mismo tiempo, si no has podido gozarte en tus sufrimientos, también habla acerca de eso en la clase (si te parece apropiado hacerlo).
2. Medita más en la idea de que la sabiduría verdadera no es tanto el conocimiento intelectual que tenemos sino lo que hacemos con fe por medio de Cristo. Al mismo tiempo, ¿por qué esto no significa que el conocimiento intelectual no sea importante? ¿De qué modo, por ejemplo, una doctrina falsa es muy perjudicial para tu caminar con el Señor?
3. Un joven tenía un amigo que pasó por pruebas severas. Aunque el joven encontró que las pruebas eran difíciles, notó que su amigo crecía en la gracia. Cuando pasaron las pruebas, su amigo realmente había cambiado, ¡para mejor! ¿Qué cosas has aprendido de tus pruebas que fueron espiritualmente beneficiosas para ti? Considera: ¿podrías haberlas aprendido de alguna otra manera?
4. ¿Qué puedes decirle a alguien que parece sincero en la fe y, no obstante, admite que a veces las dudas lo vencen? ¿De qué forma puedes ayudarlo?
www.escuelasabatica.es

(430)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*