Resumen | Diálogo Bíblico | Lección 5 | Mayordomos después del Edén | Escuela Sabática

Viernes 2 de febrero
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:
La palabra traducida como “mayordomo” en algunos versículos del Antiguo Testamento no viene de una sola palabra, sino de una frase: asher al bayt, “el que está sobre una casa”. Por ejemplo, Génesis 43:19 se puede traducir: “Y se acercaron al mayordomo de la casa de José, y le hablaron a la entrada de la casa”. Si se considera que la familia que reside en la casa es parte de la casa misma, entonces ¿qué es más valioso para una persona que su propia casa? Por lo tanto, un mayordomo es alguien a quien se le confía algo muy valioso que, sin embargo, no le pertenece. En muchos aspectos, eso hace que la responsabilidad sea aún mayor de lo que sería si el mayordomo estuviera a cargo de sus propias posesiones.
Esta misma idea se prolonga también en el Nuevo Testamento. “El NT toma ideas del AT y las une con ideas, conceptos y palabras del siglo I, enriqueciendo y ampliando de esa manera la enseñanza bíblica sobre mayordomía. Las palabras griegas más comunes usadas en relación con mayordomía derivan de óikos y oikía, casa. El oikonómos es uno que guarda la casa: el mayordomo o administrador. Oikonomía es el nombre abstracto, ‘administración de la casa’, y su significado es con frecuencia mucho más amplio” (Tratado de teología adventista del séptimo día, p. 733).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. En lugar de asumir la responsabilidad de comer el fruto prohibido, ¿qué le dijo Adán a Dios cuando este le preguntó qué había hecho (Gén. 3:12)? Qué interesante que una de las primeras respuestas humanas provocadas por el pecado sea tratar de echarle la culpa a otro. ¿Qué revela su respuesta sobre su disposición a aceptar la responsabilidad personal por sus actos? ¿Qué debiera decirnos esto sobre nuestra disposición también? ¿De qué forma podemos aprender a evitar la tendencia común de culpar a los demás por nuestros errores?
2. En la clase, insiste más en la idea de ser mayordomos de cosas que no son tangibles sino espirituales. ¿Qué significa eso? ¿De qué modo “administramos” estas cosas?
3. Piensa en los mensajes de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6 al 12. ¿Qué verdades importantes se expresan allí sobre las que se nos ha dado la responsabilidad de ser mayordomos?
4. ¿Por qué es tan importante para nosotros aprender a confiar y creer en las cosas espirituales que no entendemos completamente? ¿Después de todo, con qué costumbres mundanas lo hacemos todo el tiempo?
====================================
Diálogo Bíblico Nuevo Tiempo Chile
http://www.NuevoTiempo.cl/
Lección 5: Para el 3 de febrero de 2018
Mayordomos después del Edén
Escuela Sabática – Primer trimestre 2018
Mayordomía: Las motivaciones del corazón

(165)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*