folleto segundoSábado 4 de mayo

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Jonás 1-4; Salmo 139:1-12; Isaías 42:5; Apocalipsis 10:6; Mateo 12:39-41; 2 Crónicas 36:15-17.

PARA MEMORIZAR:

“Mas yo, con voz de alabanza te ofreceré sacrificios; pagaré lo que prometí. La salvación es de Jehová” (Jonás 2:9).

PENSAMIENTO CLAVE: El libro de Jonás revela, entre otras cosas, que Dios está más dispuesto a perdonar de lo que a menudo lo estamos nosotros.

LA HISTORIA DE JONÁS, este mensajero poco usual de Dios, es una de las mejor conocidas de la Biblia. El profeta había sido enviado por Dios para amonestar a Nínive de su destrucción próxima. Él sospechó que este pueblo no hebreo podría arrepentirse de sus pecados y que Dios podría perdonarlos. Siendo un profeta verdadero, Jonás sabía que el plan de Dios era salvar a Nínive, no des­truirla. Tal vez por esto, al principio trató de escapar. A causa de fuerzas más allá de su control, sin embargo, Jonás cambió su decisión y obedeció la orden de Dios.

En respuesta a la predicación de Jonás, toda la ciudad creyó el mensaje y se arrepintió de una forma en que, desgraciadamente, Israel y Judá no lo hicieron. Jonás, entretanto, tenía una cantidad de lecciones importantes que aprender. La historia muestra cómo Dios pacientemente le estaba enseñando a este profeta intolerante y obstinado de qué tratan la gracia, la misericordia y el perdón.

(358)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*