folleto segundoSábado 8 de junio
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Zacarías 1, 2; Romanos 15:9-18; Efesios 3:1-8; Zacarías 3, 4; Éxodo 25:31-40; Zacarías 7.

PARA MEMORIZAR:
“En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, cada uno de vosotros convidará a su compañero, debajo de su vid y debajo de su higuera” (Zacarías 3:10).

PENSAMIENTO CLAVE: Aunque Israel fue castigado por sus pecados, era tiempo de vivir otra vez en una relación con Dios de acuerdo con  sus promesas.

EN EL MURO de un viejo castillo de Europa central, una breve inscripción latina dice: “¡Dum spiro, spero!” Significa, “¡Mientras respire, tengo esperanza!” Este dicho puede resumir el mensaje de Zacarías al pueblo de Dios. Cerca de veinte años después del retorno de la cautividad babilónica, el desánimo reemplazó el entusiasmo anterior entre los que comenzaron a preguntarse si Dios todavía
estaba presente entre su pueblo.
Zacarías (“Dios recuerda”) comenzó su ministerio profético unos pocos meses después de que Hageo comenzara el suyo (Hageo 1:1; Zacarías 1:1). Por visiones proféticas, Zacarías conoció los planes de Dios, presentes y futuros. El eterno Reino de Dios vendría pronto, pero el profeta llamó a los que vivían en su tiempo a servir a Dios ahora. En gran parte del libro les dice cómo habían de hacer precisamente eso. Esta semana, y la próxima, consideraremos lo que Dios nos reveló por medio de Zacarías.

(294)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*