FOLLETO NOTAS DE ELENA - TERCER TRIMESTRE 2013Sábado 10 de agosto

El Señor nos ha dado a cada uno la posibilidad de hacer nuestra parte en la obra, pero debemos  recordar que hay otros obreros que también deben hacer su parte a fin de que todo el cuerpo trabaje como una gran máquina que actúa unificadamente. La iglesia de Dios está compuesta de agentes vivos y activos, que reciben su poder del autor y consumador de nuestra fe. La gran obra que debe ser llevada a cabo por cada obrero de Dios debe hacerse con armonía simétrica.

Entre el pueblo de Dios no debe reinar la confusión, ni carecerse de orden, armonía, consecuencia y belleza. Se deshonra muchísimo al Señor cuando existe desunión entre su pueblo.

La verdad es una unidad. Debemos cultivar día tras día la unión que Dios requiere si queremos contestar la oración de Cristo. La desunión que trata de surgir entre aquellos que profesan creer el último mensaje de misericordia que ha de ser dado al mundo, no debe hallar lugar, pues sería un temible estorbo para el progreso de la obra de Dios. Sus siervos han de ser uno, como Cristo es uno con el Padre. Sus facultades, iluminadas, inspiradas y santificadas, deben fusionarse para constituir un todo completo. Los que aman a Dios y guardan sus mandamientos no han de separarse, sino unirse (Manuscript Releases, t. 2, p. 341, 342).

(247)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*