Sábado 11 de octubre | Devoción Matutina para Mujeres 2014  | Dios cuida de ti

 

“Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí, Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva […]”. 1 Samuel 1:27, 28

 

Después de buscar otro embarazo durante siete años, me enteré de que estaba embarazada por segunda vez. No me sentía muy bien y me prescribieron reposo absoluto durante cinco meses.

Cuando todo parecía haber mejorado, descubrimos que estaba sufriendo nuevamente de preeclampsia. A las 28 semanas fui hospitalizada en Arequipa, República del Perú, donde vivíamos en ese momento.

A pesar de todos los esfuerzos médicos, me practicaron una cesárea a las treinta semanas de embarazo. Nuestra bebé nació en agosto de 2008 con un kilogramo de peso y 37 cm de altura, lejos de los parámetros normales para un neonato. Su situación era muy delicada, y vivíamos de rodillas rogando al Señor por salud.

Con el paso de los días fue mejorando y aunque bajó momentáneamente de peso, Priscila luchaba por su vida. Los neonatólogos nos dijeron que debía llegar a los 1.500 g para regularle la temperatura y dejar la incubadora.

De ese modo, yo podría recibir el alta y comenzar a amamantarla. Al mes de nacida logró dejar la incubadora y comenzó a alimentarse por sí sola aunque con mucho esfuerzo, ya que recibía aporte de oxígeno. A los 45 días pudimos llevarla a casa pues había alcanzado 1.900 g.

Tuvimos un arduo trabajo. Yo vivía pendiente de ella, alimentándola y cuidando que recibiera la cantidad necesaria de oxígeno. El papá, la abuela y hasta una tía me ayudaron en estos cuidados. Gracias a todos los tratamientos, ella salió adelante, y cuando tenía siete meses nos mudamos a Montevideo, República Oriental del Uruguay, donde continuó creciendo “en edad y en gracia” para con el Señor y su familia.

Si bien mi pequeña lograba superarse con mucho esfuerzo, debió esperar hasta los dos años y medio para recibir el alta neurológica, pues recién entonces alcanzó los parámetros de desarrollo esperados para su edad.

Amiga, Dios obró un milagro en la vida de mi hijita, que hoy es una alegre niña de seis años. Yo rogaba por ella y Dios me dio lo que le pedí.

Si hay algún clamor en tus oraciones, si deseas algo con el corazón, confía en las promesas de Dios. Él siempre cumple.

 

Rosana Bravo de Velásquez, Uruguay

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER

Recopilado por: Pilar Calle de Henger

===============================================

DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA

VISITENOS EN:

 www.DevocionMatutina.com

DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:

 www.facebook.com/DevocionMatutina.1

GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel

Sitios sugeridos:

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es

Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com

Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com

===============================================

(286)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*