«Renueven las fuerzas de sus manos cansadas y de sus rodillas debilitadas» (Hebreos 12:12).

Parece increíble, pero ya casi llevamos un año en esta aventura. Solo nos queda un mes por recorrer. Tú y yo hemos hecho exactamente lo que el versículo de hoy recomienda. Nuestras caminatas diarias nos han ayudado a fortalecer nuestras manos y nuestras rodillas. También hemos fortalecido nuestras piernas, nuestros corazones y nuestras mentes. Qué agradecidos debemos estar de que Jesús tenga toda la fortaleza espiritual que necesitamos.

Pero, ¿por qué hemos hecho todo este ejercicio? ¿Por qué hemos invertido todo este tiempo en aprender de Dios y en ejercitar nuestros cuerpos y nuestras mentes? Porque necesitamos estar fuertes para tomar buenas decisiones. En la vida tendrás que tomar muchas decisiones. Cada día tendrás que tomar la decisión de dejar que Jesús entre en tu corazón. Habrá momentos en que algunas personas te pedirán que hagas cosas que sabes que son indebidas. En esos momentos tendrás que tomar la decisión de decir que no. Para tomar las decisiones correctas deberás ser fuerte, y para eso es que hemos practicado todo este ejercicio espiritual este año.

Cuando tomas la decisión de actuar correctamente algo maravilloso ocurre: Jesús te da el poder de actuar correctamente. Así que aférrate a Jesús, que él fortalecerá todos los músculos que necesitas para tomar las decisiones correctas en tu aventura por esta tierra

(303)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*