Sábado 12 de diciembre 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | Proveer o hipotecar el futuro

“Olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante” (Filipenses 3:13).

Frank Crane (1861-1928), ministro presbiteriano, locutor, conferenciante, columnista y autor, escribió El Credo del necio como una denuncia de quienes idolatran el presente, sin prever el futuro: “Creo en el presente. Creo que los apetitos fueron hechos para ser complacidos y no para ser controlados.
Creo en la diversión, pues seré joven solo una vez. Creo que puedo hipotecar el futuro y usar el dinero en el presente. Creo que puedo recoger todas las flores sin interesarme jamás por los frutos. Creo que se deben buscar los primeros puestos. […]”.
Lo que Pablo dice del presente es justamente todo lo contrario: hoy tengo algo urgente, responsable y consecuente que hacer. El presente es examen, reflexión; pero a la vez, diseño, proyecto, acción y, como sigue diciendo en el versículo de hoy, mirada hacia atrás, olvido de todo lo negativo del pasado y proyección hacia delante, visión y prevención de las posibilidades que me ofrece el futuro.
El apóstol reconoce humildemente que todavía no ha alcanzado la perfección, por consiguiente, el pasado ha sido decepcionante, por eso lo quiere olvidar, no va a permitir que las experiencias frustrantes vividas hasta entonces lo condicionen, amarguen e incapaciten para seguir adelante. En efecto, debemos evitar vivir martirizados, resentidos por lo que hicimos o no hicimos, por lo que otros nos hicieron en el pasado. Las historias tristes, los fracasos, los errores del pasado, lo que queda atrás no debe ser un lastre que arrastremos. Cristo dijo: “Ninguno que, habiendo puesto su mano en el arado, mira hacia atrás es apto para el reino de los cielos” (Luc. 9:62). Somos nuevos hombres y mujeres, con nuevos proyectos, con renovadas fuerzas y mayor confianza.
Pero extenderse a lo que está delante es un acto de esperanza y confianza en el futuro; es vislumbrar positivamente el porvenir, sin temores ni malos presagios.
Es ver nuevas providencias abiertas al perfeccionamiento y prolongación de la gracia santificante; es tiempo oportuno, ocasión, coyuntura o circunstancia favorables; es comenzar de nuevo con nueva visión, nueva consagración, nueva comunión con Cristo, nuevo amor y nueva fidelidad, todo ello gracias a la regeneración del Espíritu Santo.
No te detengas hoy en tu meta de seguir a Jesús. Él te acompañará.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(190)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*