Sábado 14 de diciembre – Devoción Matutina para Mujeres 2013 – Verdaderamente libres

Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud. Gálatas 5:1

La libertad es uno de los dones más preciados que disfrutamos los seres humanos. Todos anhelamos ser libres y, al perseguir ese deseo, no desafiamos ni contrariamos a Dios, pues fue él quien nos creó para ser libres. No es su deseo que seamos esclavas de nada ni de nadie.
Las cadenas y las prisiones son inventos humanos para coartar la libertad de los demás. La Santa Biblia nos presenta una gran declaración: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres.
Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a pregonar el año del favor del Señor” (Luc. 4:18-19).
A pesar de eso, cada día son miles las mujeres que renuncian a su libertad y se encadenan de forma voluntaria. Muchas mujeres que pregonan ser libres son en realidad esclavas de sus tendencias. Muchas otras, por estar confundidas, viven sin sujeción a las normas divinas; una cadena difícil de romper.
La libertad no consiste en hacer lo que una desea; más bien, es el derecho que Dios nos concede para tomar decisiones asertivas y atinadas en diferentes aspectos de la vida. La única norma que necesitamos acatar a fin de gozar de libertad plena, es la que expresó el apóstol Pablo cuando dijo en su Carta a los corintios:
“Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2 Cor. 3:17).
El libre albedrío nos garantiza nuestra libertad, mientras que el Espíritu de Dios nos guía a emplear asertivamente dicho don. Somos libres cuando invitamos al Espíritu Santo a tomar posesión del medio que Dios nos ha dado para gobernar.
Podemos actuar con libertad plena, conscientes de que su presencia pondrá nuestra vida en resguardo.
Amiga, no tengas miedo a vivir ni a actuar. No aniquiles tus deseos de libertad encadenándote a personas o hábitos negativos. Recuerda la Palabra de Dios y anímate:
“Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Rom. 8:20-21).
Antes de iniciar tus actividades hoy, di con el salmista: “¡Ven pronto a mí, oh Dios! Tú eres mi socorro y mi libertador; ¡no te demores, Señor!” (Sal. 70:5).

LECTURAS DEVOCIONALES PARA LA MUJER
ALIENTO PARA CADA DÍA
Por: Erna Alvarado
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Devoción Matutina en audio:
Soundcloud: www.soundcloud.com/jespadill-channel
__________________________________________________

(352)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*