Sábado 14 de febrero 2015 | Devoción Matutina para Mujeres 2015 | Blanco como la nieve

 

Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Isaías 1:18.

 

Vivo en Nueva Jersey, Estados Unidos, donde se aprecian las cuatro estaciones del año con sus respectivas características. A Nueva Jersey se lo llama el “Estado Jardín”, porque es muy pintoresco, especialmente en la primavera. Cada año, cuando termina esa estación, me siento triste al ver cómo la vegetación parece desvanecerse. Entonces, aquel paisaje tan lindo se vuelve seco, polvoriento y sin atractivo.

Recuerdo el 14 de febrero de 2013. Cuando desperté en la mañana y miré por la ventana, vi algo que impresionó mi corazón. Había nevado; parecía como si alguien se hubiese tomado el tiempo de ir cubriendo de nieve cada ramita de los árboles en forma individual. Todo estaba blanco, puro, brillante; no se veia nada seco ni sucio. Llegó a mi mente el pasaje bíblico que acabas de leer: “Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos”. La grana es de color rojo fuerte; presenta un contraste con la nieve blanca.

El plan de Dios era que nuestra vida fuera más bella y nítida que la primavera, pero el invierno del pecado arruinó todo. Nos dejó como árboles secos y sin vida, casi listos para ser cortados y echados al fuego. Sin embargo, Jesús nos cubrió con su manto blanco de justicia y quitó de nuestra vida la mancha del pecado. Es fácil cambiar del blanco al rojo, pero es difícil cambiar del rojo al blanco. Jesús tiene poder para hacerlo; su sangre derramada en la cruz del Calvario nos limpia del pecado.

Ya no estés más atribulada por la carga del pecado. Abre tu corazón a Dios. Dile: “Padre, vengo a ti sabiendo que tú puedes borrar todos mis pecados y dejar mi corazón más blanco que la nieve”. El enemigo es el causante de nuestra condición. Nos hace sentir que no somos merecedoras de la gracia divina; se encarga de sembrar dudas en nuestro corazón para que no vayamos a él en busca de ayuda. Nunca olvidemos que Dios es un Padre amoroso que quiere transformarnos, y que promete echar nuestros pecados al fondo del mar (Jer. 31:34). El no quiere que sigamos sufriendo-Mercedes Croussett.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA

Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE

Lecturas Devocionales para Damas 2015

www.DevocionMatutina.com

 

(356)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*