Sábado 17 de mayo – Devoción Matutina para Menores 2014 — Ganar el súper Tazón

«Llega ya el Señor con poder, sometiéndolo todo con la fuerza de su brazo. Trae a su pueblo después de haberlo rescatado» (Isaías 40: 10).

¿Un Súper Tazón? ¿En mayo? ¡Así es! Cada año, a finales de mayo, se organiza un Súper Tazón en Angels Camp, California, pero no es de fútbol americano. ¿Sabes qué reciben los ganadores como premio? Ni un millón de dólares ni una medalla, ni un trofeo de oro, sino una ración extra de moscas muertas para la cena. Un premio delicioso si eres la rana saltarina ganadora.
Cada año, más de tres mil ranas compiten para lograr la medalla de oro y la ración de moscas.
El primer Concurso de la Rana Saltarina se celebró el 19 de mayo de 1928 en honor a Samuel Clemens, más conocido como Mark Twain, por haber dado a conocer a su pueblo a través de uno de los relatos que escribió: «La célebre rana saltarina del condado de Calaveras». En el concurso de aquel año participaron 51 ranas. La rana ganadora, llamada «El orgullo de San Joaquín», era de California. Desde entonces, ranas de todos los rincones de Estados Unidos y Canadá se reúnen para competir en sus propios Juegos Olímpicos de la Rana Saltarina.
Me pregunto cómo entrenan a las ranas para que salten lo más lejos posible.
¿Acaso sus dueños las someten a un riguroso programa de entrenamiento?
No creo. Lo más seguro es que haya pocas similitudes entre un concurso de ranas saltarinas y la competición de salto de las Olimpíadas.
Cuando le conté esta historia a mi joven amiga Casey, me preguntó de qué color era el uniforme de competición de las ranas y quién lo diseñaba.
¡Qué ridículo! Pero a pesar de las ridiculas comparaciones que se puedan hacer entre las remas y los atletas olímpicos, sí hay una característica que ambos comparten y es que, en los dos casos, el ganador recibe un premio.
Nunca me he planteado entrenar para las Olimpíadas, y sé que nunca podré participar en el Concurso de la Rana Saltarina, sin embargo, Dios me ha prometido que recibiré un premio si logro completar la carrera más larga y más difícil en la que jamás haya participado. Cuando Jesús vuelva a esta tierra para llevarme a casa, mi recompensa estará en sus manos, y ese premio será mejor que todas las moscas muertas, todas las medallas de oro y todos los trofeos del mundo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(527)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*